Reapertura económica en Honduras a partir del lunes

El lunes 27 de julio se retomará la fase I en la región 3 que implica la salida del 20% de la fuerza laboral. Contracción económica del país fue del 9.4%, la más alta del istmo.

El impacto de la pandemia en las empresas ha sido brutal.
El impacto de la pandemia en las empresas ha sido brutal.

TEGUCIGALPA.

Con cientos de empresas en sus últimos estertores, una economía en picada y miles de familias en condición de precariedad doméstica, Honduras se apresta a reabrir nuevamente su golpeada economía el próximo lunes 27 de julio, después de 32 días de haber retrocedido al confinamiento absoluto por el elevado aumento de contagios de covid-19.

Esta nueva reapertura plantea retornar a la fase I, que concretamente consiste en reincorporar el 20% de la fuerza laboral en los negocios y empresas y permitir la circulación de la población con base en el último digito del número de identidad, pasaporte o carnet de residencia, excluyendo a grupos vulnerables.

El 8 de junio, el Gobierno autorizó la apertura progresiva de la actividad económica, pero dos semanas después, el 21 de junio, se vio obligado a dar marcha atrás en vista del desmesurado aumento de contagios y la sobresaturación de los hospitales públicos, particularmente Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Datos
- 1,250 Millones de lempiras. Ha desembolsado el BCH para la mipyme como parte de los L2,500 millones de los fondos de garantía.
- 80,000 Millones de lempiras. Es la liquidez existente en el sistema financiero como parte de las medidas monetarias adoptadas por el BCH.

El nuevo confinamiento agravó la situación del 44.1% de las empresas del país que tuvieron que cerrar operaciones y despedir o suspender a más de 500,000 trabajadores; mientras que alrededor de 1.5 millones de hogares han visto reducidos significativamente sus ingresos, lo cual ha puesto al país en una disyuntiva entre la hambruna o el coronavirus.

La empresa privada advirtió que más de la mitad de las empresas tendrán que cerrar operaciones definitivamente con el consecuente incremento del desempleo, la caída de los ingresos fiscales y el aumento de la pobreza, si antes de que finalice julio no se reabre nuevamente la economía.

Frente a ese panorama, la mesa multisectorial, integrada por diversos actores y especialistas en la rama de la salud, recomendó en las última horas retornar el próximo lunes a la fase I de la reapertura inteligente, pero bajo estrictas medidas de bioseguridad y el fortalecimiento de la red hospitalaria con equipos de protección para el personal de salud, tratamientos y mayores atenciones sanitarias.

Comercios San Pedro Sula
Además a esto se sumará la suspensión y despido de cerca de 200,000 trabajadores que se sumarían a los más de 500,000 que perdieron su empleo durante la emergencia.

El mismo plan

Gustavo Solórzano, gerente jurídico del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), declaró a LA PRENSA que esta nueva reapertura de la actividad económica técnicamente se fundamenta en el mismo plan que se presentó a principios de junio, que consiste en la reanudación por fases y por regiones.

“En este caso lo que se ha hecho es incorporar otras regiones que anteriormente tenían menos cantidad de contagios, pero que ahora presentan un alto porcentaje de casos positivos y que han pasado a ser parte de la región 3”, dijo. En ese sentido, explicó que a partir del lunes se reincorporaría a sus labores el 20% de la fuerza laboral en la región 3, el 40% en la región 2 y el 60% en la región 1, tal como había sido concebido originalmente.

6 claves de la reapertura
1- Dotación de equipos. Asegurar dotación de equipo de protección temporal en el primero y segundo nivel de atención para todos los empleados de salud.
2- Más centros de triaje. La apertura de más centros de triaje y estabilización en todo el país para descongestionar los hospitales públicos y centros de atención.
3- Mayores testeos. Realización masiva de pruebas PCR, especialmente en los lugares más afectados para monitorear evolución del virus.
4- Entrega de tratamientos. Distribución de los tratamientos ambulatorios y hospitalarios en los centros de atención covid-19 a nivel nacional, privilegiando a regiones 2 y 3.
5- Relevo de personal Asignar fondos a la Secretaría de Salud para la contratación de personal que atienda relevo por condiciones de retiro, cansancio o padecimientos.
6- medidas en empresas. Aplicación y seguimiento de estrictas medidas de bioseguridad en negocios y empresas, incluyendo testeos y creación de propios triajes.

Actualmente, la región 3 es la que presenta el mayor número de contagios y comprende, entre otros, el Distrito Central, los municipios del valle de Sula, El Progreso, Tocoa, Trujillo, La Ceiba y Choluteca. Cada dos semanas, según el ciclo de la enfermedad y el análisis de la mesa multisectorial, se irá pasando a la siguiente etapa de la progresión inteligente: fase 2 incorporación del 40% de la fuerza laboral, fase 3 el 60%, fase 4 el 80 % y finalmente la fase 5 que comprende la incorporación del 100% de los trabajadores.

“Se trata del mismo plan, lo único que es necesario entender que no podemos estar abriendo y cerrando la economía, entonces en este caso se va a reabrir, pero obviamente va a conllevar un plan paralelo de salud, o sea, que para que haya reapertura tiene que haber contención de la enfermedad”, dijo.

110,000
millones de lempiras es el impacto que ha tenido en la economía hondureña la pandemia del coronavirus, tras más de cuatro meses de confinamiento.

En ese caso, Solórzano indicó que se deberán abrir más centros de triaje y estabilización en las principales ciudades del país, lo que deberá ir acompañado de estrictas medidas de bioseguridad en las empresas, que incluyan crear sus propios espacios de atención y clasificación de los enfermos.

Explicó que el plan es reabrir todas las actividades económicas, pero siempre limitando la circulación de las personas a un dígito, tal como se venía haciendo. Se exceptúan las actividades y espectáculos públicos y recreativos como cines, bares, discotecas etc.

Impacto económico

Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras (BCH), compartió la necesidad de la reapertura económica para atenuar el brutal impacto en los negocios y en la economía hondureña.

Expuso que el covid ha impactado en muchas de las actividades económicas y detalló que el Imae, que es el indicador de corto plazo de la actividad económica, mostró una caída del 9.4% (con un aumento de 2.8% en igual período de 2019).

500,000
Trabajadores hondureños han sido despedidos o suspendidos por el cierre de las empresas del país. El Cohep estima que el 44.1% de pequeños y medianos negocios cerraron.

Lo anterior se explica principalmente por el comportamiento negativo en las actividades de industria manufacturera (-21.2%), comercio (-12.2%), construcción privada (-32.9%), transporte y almacenamiento (-18.2%), hoteles y restaurantes (-41%) y agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (-3.1%), además de la baja en la recaudación de impuestos.

No obstante, el rubro agroalimentario y su cadena de distribución muestran un menor impacto, por la producción de insumos alimenticios para cubrir particularmente la demanda de los hogares.

Cerrato detalló que comparativamente el país ha sido el más golpeado e ilustró que a mayo de 2020 Honduras experimentó una contracción de su economía del 9.4%, seguido de República Dominicana del 8.8%, Guatemala 4.1%, El Salvador 4.0% y Costa Rica 3.3%.

Remesas cayeron $105 millones
Al 22 de julio, Honduras recibió por concepto de remesas familiares $2,825.2 millones, menor en 3.6% ($105.1 millones) al observado en 2019, cuando se habían recibido US$2,930.2 millones. Cabe mencionar que la caída se ha venido reduciendo a partir de junio donde solo ese mes comparado con junio del año anterior se recibieron 15% más y si comparamos los primeros 17 días de este mes de julio con el mismo período del año pasado se ha recibido un 1% más.

Indicó que la recuperación económica dependerá del tiempo que dure la pandemia y que los agentes económicos puedan reactivar la economía ofreciendo y demandando bienes y servicios. Para ello, dijo que se necesita generar certidumbre en temas macroeconómicos como se ha venido haciendo en los últimos 6 años y certidumbre política para que las empresas y hogares generen ingresos y a la vez mantengan la demanda de bienes y servicios que otros podrán cubrir.

En materia monetaria, dijo que se requiere una política de expansión como se ha hecho desde inicio de la pandemia a la fecha.

En ese sentido, ejemplificó que la liquidez inmediata del sistema financiero ha pasado de alrededor de L60,000 millones a L80,000 millones, un aumento del 33% con un complemento oportuno como los dos fondos de garantía, una para Mipymes con L2,500 millones, de los cuales se han desembolsado L1,250 millones y el otro para las empresas de mayor tamaño, que cuenta con un patrimonio de L1,900 millones, de los que se han desembolsado L1,250 millones.

Comercios San Pedro Sula
El Cohep estima que si no se reabre la economía al menos el 50% de las micros, pequeñas, medianas empresas cerrarán operaciones en agosto.

“Analizamos volver a la fase I”: Díaz

TEGUCIGALPA. El ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, confirmó que se está analizando retornar a la fase 1 de la reapertura inteligente, ya que el confinamiento por la pandemia está causando estragos en la economía hondureña, pero si se toma la decisión de reabrir se debe hacer con mucha responsabilidad.

Adelantó que la idea es seguir saliendo con restricción con la terminación del número final de la tarjeta de identidad, se continuaría con la restricción de horarios, pero ampliando un poco más algunos negocios con ciertas modalidades. “Es abrir con cautela poco a poco”.

Dijo que el BCH divulgó un informe que expone una fuerte caída del producto interno bruto (PIB) y también la Secretaría de Finanzas estimó una caída de los ingresos fiscales en más de 16,000 millones de lempiras y que si se sigue agravando, se pone en serio riesgo el pago de empleados públicos y los requerimientos más básicos como salud y seguridad.

“Ante ese panorama, hacíamos un análisis en la mesa multisectorial que esta situación del manejo de la economía en el marco de la pandemia no es una responsabilidad solamente de la empresa privada o del gobierno, es una responsabilidad de todos y eso implica que si se toma la decisión de volver a la fase 1 es con responsabilidad”, indicó.

La Prensa