Las cinco razones por las que el Cohep se retira de Sinager

Los empresarios aseguran que se han presentado diferentes propuestas para un correcto manejo de la emergencia sanitaria, pero estas no han sido tomadas en cuenta.

Los empresarios creen que la crisis sanitaria a causa de la epidemia de covid no ha sido bien manejada.
Los empresarios creen que la crisis sanitaria a causa de la epidemia de covid no ha sido bien manejada. /

Tegucigalpa, Honduras.

La junta directiva del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) retiró su representación del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), de las mesas multisectoriales para la apertura de los sectores económico y social, comité de vigilancia y mesas de trabajo del sector público y privado.

La decisión se dio a conocer en un comunicado en el que señalan que “se deja constancia que esta decisión se ha tomado en virtud de estar participando en forma activa en las sesiones y reuniones convocadas en las instancias antes mencionadas y sobre todo en la Mesa Multisectorial para la Apertura de los Sectores Económicos y Sociales y en el Comité de Vigilancia, en donde el sector privado representado por el Cohep en forma responsable ha presentado diferentes recomendaciones para una correcta y eficiente gestión de la emergencia sanitaria; sin embargo, estas recomendaciones no han sido tomadas en consideración, lo que ha provocado un mal e ineficiente manejo de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la covid-19 en el país”.

LEA: Honduras se acerca a los 19,000 contagiados por covid-19 y reporta seis fallecidos más

Armando Urtecho, director ejecutivo del Cohep, dijo que los representantes del sector privado en la mesa multisectorial manifestaron su desacuerdo con la medida de restringir la circulación de los vehículos de acuerdo con el último dígito de la placa; sin embargo, su postura no fue escuchada y al final el Sinager tomó la decisión de aplicarla.

Daniel Fortín, director del Cohep, dijo que no tienen claridad de las acciones en la emergencia. “No tenemos un norte, no hay claridad en la ciudad, el país, de hacia dónde va. A finales de marzo presentamos una serie de beneficios fiscales al Gobierno, pero no se discutieron, no hubo respuestas”, agregó.

1

falta de unidad de criterios en la pandemia

Acuerdos: Ha resultado imposible establecer un consenso integrado para el abordaje de la crisis, situación que valoran los empresarios al no observar la organización adecuada para la implementación de medidas durante la pandemia. El trabajo conjunto lo consideran prioritario
en este momento.

2

creación de diferentes mesas que no han funcionado

Actuación: Se ve limitada en vista que se han creado diferentes mesas que no han funcionado, esto retrasa las acciones puntuales que podrían desarrollarse en el país, la falta de planificación adecuada es lo que está llevando a una improvisación que no genera confianza en las acciones a implementar en el futuro y por eso no hay avance.

3

piden un enfoque integral de abordaje en la pandemia


Preparación: No es oportuna para atender tanto las necesidades del Gobierno, empresarios, microempresarios, así como la población, porque ante la falta de esas respuestas a más de 100 días de inicio de la cuarentena se está al borde de una crisis y no asoma una solución que permita aliviar a todos los sectores afectados con la emergencia.

4

sin norte no hay claridad de lo que se hará

Rumbo: No se determina hacia dónde va el país, los empresarios han presentado una serie de beneficios fiscales al Gobierno, los que no se han discutido, han presentado contrapropuestas que no ayudan. Han pedido ampliación del pago de impuestos de pequeños y medianos contribuyentes y los dieron condicionados.

5

mesa multisectorial no tomó en cuenta recomendaciones


Gestión: Se dieron recomendaciones para una correcta y eficiente gestión de la emergencia sanitaria, pero no fueron tomadas en consideración, lo que genera un mal e ineficiente manejo de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la covid-19 en el país, y es la gota que derramó el vaso.

La Prensa