Doctor Hugo Fiallos sufre síndrome de estrés postraumático

El intensivista Hugo Fiallos sufrió un trauma que le llevó a pensar en no volver a una UCI.

Doctor Hugo Fiallos, jefe de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Militar e intensivista en las guaridas del Seguro Social en Tegucigalpa. /

Tegucigalpa.

Desde hace unos días las unidades de cuidados intensivos del Hospital Militar y del Instituto Hondureño de Seguridad Social en Tegucigalpa sufren una baja sensible ante la pandemia.

Luego de estar en la primera línea de batalla contra el coronavirus el doctor Hugo Fiallos se encuentra incapacitado por sufrir síndrome de estrés postraumático.

El doctor Fiallos es jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Militar e intensivista del Seguro Social, pero también ha adquirido bastante notoriedad en Twitter, red social en la que es muy activo y crítico, e interactúa con sus seguidores que suman más de 25,000.



En sus redes sociales el médico publicó un video en el que revela el síndrome que está padeciendo. "No es algo que quiera ventilar a todo mundo, pero creo que es necesario y una muestra de respeto a ustedes; no los pienso abandonar", dijo el doctor Fiallos.

Desde 1992 trabaja como especialista en cuidados intensivos y confesó que han sido "20 años en los que he visto morir mucha gente. He estado trabajando con gente sumamente grave y he visto angustia, dolor y ansiedad de pacientes y familiares".

A pesar de tener muchos años de experiencia en unidades de cuidados intensivos indicó que jamás había visto lo que Honduras vive actualmente por la pandemia del coronavirus.



Fiallos describe el ambiente dentro de las salas de cuidados intensivos como una "una cosa espantosa, es una situación sumamente dolorosa y estresante".

Fue esa situación altamente crítica que le provocó sufrir el también conocido como síndrome de "Bornout" o de "estar quemado". "El ver morir tanta gente sedienta de oxígeno sin nadie que pueda llorar por ellos. El ver cómo son manipulados sus cuerpos como altamente contagiosos; metidos en bolsas, llevados en una camilla desinfectando todo lo que está al rededor y solamente tener comunicación con la familia a través de una llamada telefónica y decirle "fijese que su familiar falleció"", dijo el médico.

Confiesa el doctor Fiallos que la sensación de todos los que trabajan en las uci es la misma: "anguestia, ansiedad y estrés para no contagiarnos para tratar de ayudarle a las personas".

En otros momentos los galenos también se angustian por los reflejos sin pensar que se tienen cuando un paciente entra en delirio y se empieza a quitar la máscara de oxígeno expulsando virus por todo lado, contagiando a todos los que estén a su al rededor, agregó el intensivista.

Cansancio y pesadillas: estrés postraumático

El doctor Hugo Fiallos contó que en determinado momento de lo que va de la pandemia él fue el único intensivista que quedó en pie en el Seguro Social; unos médicos se enfermaron y otros se incapacitaron, lo que le causó una mayor situación de estrés. "Salí del trabajo y me acuerdo que ese día dije "ya no aguanto, no quiero volver", había perdido la motivación para seguir", confesó el intensivista.

Agregó: "Me sentía sumanete agotado. No tenía absolutamente ningún deseo de ayudarle a la gente y ese no era yo, esa persona ya no era lo que yo quería hacer".

Fue entonces cuando decidió buscar ayuda. Sabía que estaba cansado y agotado, pero no esperó que tener el síndrome "burnout", expresó el jefe de la UCI del Hospital Militar.

Sufrió problemas para dormir: tenía pesadillas. "Comencé a despertar a mitad de la noche escuchando bombas de infusión, sonidos de ventilador y lo más difícil", contó.



Confesó que lo más duro ha sido atestiguar la muerte de tres personas. "Tres muertes que yo vi cómo sus pupilas (de los pacientes) se dilataban mientras la vida se les escapaba... esas imágenes las tengo grabadas en mi mente de una manera impresionantemente", dijo.

El doctor Fiallos se sinceró y dijo que este trauma es lo que lo incapacitó para continuar al frente de batalla contra el cornoavirus. "Todavía lloro cuando me acuerdo y esto me ha impedido poder estar con mis compañeros en esta batalla. No es fácil, no es bonito ni agradable sentirse culpable, sentir que tienes miedo de regresar, sentir que no sabes si vas a regresar solo a contagiarte o no".

El médico fue evaluado por un psiquiatra y aún sigue incapacitado. "Aparentemente se llamada síndrome de estrés postraumático. No es algo que me guste, no es algo que quiera ventilar a todo mundo, pero creo que es necesario y una muestra de respeto a ustedes el poder decir no los he abandonado, no los pienso abandonar. Voy a regresar", afirmó.

El doctor aprovechó el video para recordarle a los hondureños que continúen tomando las medidas necesarias para evitar el contagio del coronavirus. "Que Dios salve a Honduras", finalizó.

La Prensa