Veintitrés minutos duró ataque contra el jefe de la Policía, Omar García Harfuch

El perímetro con tiroteos se fue ampliando hasta que se tomó el control completo. No callaban las sirenas, pero dejaron de escucharse los balazos.

VER MÁS FOTOS
Las cámaras de videovigilancia grabaron la pick-up -en donde llevaban fusiles Barret, con poder para derribar helicópteros.

Ciudad de México, México

Veintitrés minutos cimbraron ayer al Gobierno de la Ciudad de México. Fue el tiempo entre los primeros y los últimos disparos en Lomas de Chapultepec, donde atentaron contra el Jefe de la Policía, Omar García Harfuch.

De Jalisco, Guerrero, Nayarit, Chihuahua y Michoacán, los sicarios fueron contratados semanas atrás, pero ni las corporaciones de inteligencia local ni las federales pudieron detectar los preparativos. No hubo alerta.

Los agresores merodeaban desde antes de las 05:00 horas. A las 06:00 atravesaron una camioneta con emblemas falsos de una empresa constructora para emboscar al convoy oficial.

Las cámaras de videovigilancia grabaron la pick-up -en donde llevaban fusiles Barret, con poder para derribar helicópteros- y una Suburban preparándose. Tampoco hubo alerta.
A las 06:38 comenzó la refriega. La primera alerta que llegó al C5 indicaba un reporte por explosión en casa, pero se cambió de inmediato a disparos y disturbios.

"¡Base, rápido, en K-5 (emergencia), nos están tiroteando!", decía uno de los agentes por radio. Y los refuerzos llegaron rápido. Eso permitió que los escoltas de Harfuch resistieran el primer embate. Al sentirse acorralados, los sicarios intentaron huir por las calles aledañas. Corrían mientras aventaban sus chalecos al piso.

Dejaron de escucharse los balazos

El perímetro con tiroteos se fue ampliando hasta que se tomó el control completo. No callaban las sirenas, pero dejaron de escucharse los balazos.

Alrededor de las 7:00 horas, Claudia Sheinbaum fue informada, de acuerdo con funcionarios. Confirmó el ataque en un tuit a las 7:23 horas. Confirmaba que el mando estaba fuera de peligro, pero que había habido bajas. En total fueron dos policías y una vendedora de comida que pasaba con su familia en un auto.

Mediante un tuit y antes de entrar al quirófano en Médica Sur, Harfuch atribuyó el atentado al Cartel Jalisco Nueva Generación "Tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando", escribió.

Sheinbaum se enteró del mensaje mientras daba una videoconferencia sobre el tema. Tenía poco que había dicho que no especularían sobre el grupo podría estar detrás del ataque. "Estoy viendo el tuit", dijo, " es la información que proporciona el propio secretario.

Aunque aseguró que no tendría más escoltas, una fuente aseguró que desde ayer sí creció el resguardo personal. También se intensificó la vigilancia en la sede del Gobierno.

12 detenidos del ataque

Hasta la tarde terminó la recolección de indicios y de los vehículos. Y también creció el número de detenidos, que pasó de 12 que se informaron en la mañana a 19 al cierre de la edición.

Las investigaciones incluyeron el traslado de monitoristas del C2 y del C5 al Búnker de la Fiscalía para saber las razones por las que no se advirtió la presencia de los sicarios. Por protocolo, los traslados del Jefe de la Policía deben seguirse de principio a fin y, de notar situaciones de posible peligro, avisar a los mandos, quienes tienen contacto directo con la escolta del funcionario. Lo que no ocurrió.

La Prensa