Calidonio: "Estamos al filo de la navaja y no podemos descuidarnos"

El alcalde de San Pedro Sula, Armando Calidonio, pidió el apoyo de los sampedranos para bajar la curva de contagios.

San Pedro Sula, Honduras

El alcalde de San Pedro Sula, Armando Calidonio, analizó la situación que vive la ciudad debido a la pandemia del coronavirus Covid-19 y reconoció que nos es momento para bajar los brazos porque se está en el filo de la navaja.

El edil también evaluó las inversiones que se están realizando, el apoyo a la Secretaría de Salud y recalcó que espera apoyar a los locatarios del mercado Guamilito.

¿Cómo evalúa la situación de la ciudad ante la pandemia?

Es un momento muy importante y no debemos perder el control porque estamos en el filo de la navaja y por eso hacemos el llamado a la población para que no nos confiemos. Las medidas restrictivas de movilidad han ayudado porque si no, hace ratos esta situación se hubiera desbordado. Se habla del distanciamiento social, de protección, de teletrabajo y del uso de la mascarilla. Debemos ser disciplinados porque es la nueva normalidad que antes era rara y ahora es normal. Los sampedranos hemos afrontados los retos y cada quien debe seguir haciendo lo que debe.

¿Hay algún sector específico de la ciudad que le preocupe?

Estamos en varios sectores y más que enfocarnos en un barrio, nos preocupa la situación de movilidad. Somos un lugar de paso, de comercio y las costumbres de compartir no se cambian tan rápido.

Lea: San Pedro Sula contabiliza casi 3,000 casos de coronavirus

¿Cuáles son los aciertos ante el tema de la pandemia?

Esta pandemia tomó por sorpresa a todo el mundo y a medida que hemos conocido el virus desde el punto de vista científico, nos hemos venido adaptando. Tuvimos una reunión con las fuerzas vivas al principio y definimos trabajar en los temas de salud, apoyo humanitario y reactivación.

¿Cuál es el apoyo en el tema de salud?

Tenemos 248 profesionales, entre médicos y enfermeras contratados con fondos municipales, atendiendo a más de 1,500 personas diarias con medicamentos gratis de lunes a domingo. Teníamos a 100 ya trabajando, pero hemos reforzado esa cifra para atender los turnos porque buscamos evitar que la gente llegue a los hospitales. Los hospitales ya están a su máxima capacidad y hemos colaborado como ciudad, comprando camillas, sistemas, cámaras, contratado médicos y hemos habilitado la unidad estabilizadora para pacientes Covid en el Gimnasio Municipal, lo que amplía la capacidad hospitalaria del Mario Rivas, Leonardo Martínez y del Seguro Social gracias a la coordinación con el viceministro de Salud, Roberto Cosenza.

La unidad estabilizadora ¿qué resultados ha dejado?

Esa unidad se construyó en un mes y el primer paciente llegó el 16 de mayo y tenemos 173 pacientes ingresados hasta el 19 de junio por la noche. De ellos un 58 por ciento son hombres y el 42 por ciento mujeres. El promedio de edad está entre 54 y 55 años. El 39 por ciento tienen entre 51 y 60 años, el 24 entre 61 y 70 y el nueve por ciento entre 41 a 50 años. Hemos tenido 103 altas médicas con un promedio de permanencia entre 7.8 días. En los traslados a los hospitales hemos enviado a 15 pacientes debido a que no han podido ser estabilizados. Esta operación es con fondos municipales, pero se atiende a personas de otros municipios. El 65 por ciento son sampedranos, el resto, un 35 por ciento, de otros municipios y eso demuestra la generosidad de la ciudad.

¿Qué se ha hecho en apoyo humanitario?

Hemos entregado 205 mil bolsas en dos oportunidades y esta semana vamos a seguir con una cantidad igual en todos los 20 distritos de la ciudad. Esto nos llevará a entregar 715 mil bolsas solidarias en total, alcanzando a esa misma cantidad de familias. También estamos apoyando en el tema de los cementerios, con el tema de los ataúdes para las personas que han perdido a sus familiares y los transportes para ellos.

¿Cuánto se ha invertido en la pandemia por parte de la alcaldía?

La ciudad no se ha detenido, hemos seguido trabajando con los servicios públicos, con fumigaciones, con el arco de desinfección de vehículos, hospitales, del centro, de la policía, en los macrodistritos y los centros de salud. Solo en la unidad estabilizadora en mayo, junio, julio y agostos se destinarán de 53 a 55 millones de lempiras, más o menos 14 millones por mes. Consideramos que hasta que salga el último paciente, si operáramos hasta diciembre, estaríamos invirtiendo 100 millones de lempiras en apoyo a la Secretaría de Salud.

¿Piensa en el tema de la reactivación?

El tema de la reactivación no es solo económica, sino en varios sectores de manera ordenada, pero todo pasa por el estatus de la pandemia. Volver a la actividad económica es el mayor reto. Si nosotros nos dejamos ir a la calle, tan pronto abran los portones, a pesar de todo lo que hemos hecho, ya no lograríamos tener el control. Debemos tener conciencia, mucho compromiso para hacer las cosas bien. Es tener prudencia, paciencia y humildad para no llegar al hospital. De nada sirve tener el mejor negocio del mundo si esa persona muere por la enfermedad. El sector transporte es también una preocupación. Todos los sectores nos preocupan.

¿Qué opina de la lentitud en los resultados de las pruebas?

En ningún lugar del país tenemos la suficiente cantidad de pruebas y lo que vemos son tendencias por los números no se terminan de revelar. Pienso que al no ver datos, al trabajar sobre suposiciones, lo que se debe hacer es monitorear los hospitales y si ya no hay más capacidad, debemos hacer algo fuerte. Hay que ser disciplinados en todo sentido, no hay que salir, hay que cuidarse. Es mejor ser paciente, estar en casa, para evitar ser paciente en los hospitales.

¿Cuál es su análisis sobre la situación del mercado Guamilito?

Ha sido un golpe bastante duro, inesperado, se suma al tema de la pandemia. le he explicado a los locatarios que este es un tema de la ciudad porque no hay San Pedro Sula sin Guamilito y por eso nuestro compromiso para apoyarlos y para la reconstrucción. Ya estamos trabajando en la propuesta para que la corporación municipal pueda aprobar este avance y cambiar la matriz de inversión. Estamos a la espera del informe de los Bomberos sobre las causas y empezar los trabajos de limpieza de escombros y empezar la reconstrucción.

¿Cuál es la visión del nuevo Guamilito?

Tenemos que reconstruir los espacios que estaban. La parte de las artesanías es una ancla importante y una visita obligada a los turistas y queremos que se mantenga la esencias con una mejor ventilación, más moderno y más facilidad para mostrar los productos. En general, la tragedia nos permite una revisión del sistema eléctrico que es un tema muy precario en todos los mercados. Es un tema también de iluminación, ventilación, mejora de techo para que todos estemos más seguros. Irá conforme a lo que los locatarios han tenido por mucho tiempo y a lo que han ganado por tradición. Hay que evaluar qué haremos al quitar el techo y mientras estamos construyendo. Debemos ver dónde los reubicaremos entre otras.

¿Cuál es la visión para los demás mercados?

Ha habido un retraso por todo lo que ha pasado, pero el Gobierno central nos ha señalado que continúan los fondos. Estamos terminando los diseños para ese proyecto que lo queremos mantener intacto y en el caso de Guamilito será modificar la matriz de inversión porque es un proyecto grande y deberemos dejar de readecuar otros proyectos para desarrollarlo con visión de corto, mediano y largo plazo.

¿Qué pasa con los demás proyectos de la ciudad?

Estamos buscando la forma de hacer una actualización del Plan Maestro. Se está revisando, el tema de la inversión hay que modificarlo porque estamos en base a la recaudación que ha tenido un impacto a la baja. También vamos a tener que apoyar al micro, pequeño, mediano y grande y nos estamos apoyando con organismos internacionales para saber cómo readecuar, aunque por ahora lo primordial es la salud, luego volver a rehabilitar y a la reactivación de todos los sectores, y eso es difícil porque no hemos salido de esto aún.

La Prensa