“La colocación del bono soberano demuestra que Honduras tiene futuro”

El presidente ejecutivo de Banco Atlántida destaca la histórica tasa de 5.625% lograda en el mercado de capitales. Adelanta que esta experiencia servirá para apoyar los grandes proyectos

Guillermo Bueso, presidente ejecutivo del Banco Atlántida, fue un actor clave en la colocación del bono soberano por 600 millones de dólares para apoyar el plan de fortalecimiento del sector eléctrico.
Guillermo Bueso, presidente ejecutivo del Banco Atlántida, fue un actor clave en la colocación del bono soberano por 600 millones de dólares para apoyar el plan de fortalecimiento del sector eléctrico.

tegucigalpa. La colocación del bono soberano por 600 millones de dólares que Banco Atlántida realizó en el mercado internacional, con una tasa de 5.625% y a 10 años, ha venido a fortalecer la imagen de Honduras y abrir las puertas para futuras operaciones de capitales.

Esos recursos serán usados por el Gobierno de Honduras para que la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) pague a los generadores privados.

Guillermo Bueso, presidente ejecutivo de Banco Atlántida, compartió sus opiniones sobre la colocación del bono soberano.

¿Qué lecciones deja a Banco Atlántida haber logrado esa colocación exitosa del bono soberano?

Esa colocación ha profundizado nuestra experiencia, hemos tenido la oportunidad de ver con más detenimiento cómo operan los mercados financieros y, sobre todo, que Honduras haya logrado un histórico bajo costo financiero. Estamos saliendo en un momento en que había varias consideraciones en contra del país, no solo por la pandemia (del coronavirus), sino por otras situaciones que se están dando alrededor del país; pero se logró explicar con suficiente detalle a los inversionistas el nivel de institucionalidad que Honduras está logrando y demostrar que Honduras tiene un futuro, y eso lo demuestra el precio de la deuda.

¿Esperaban ese resultado de esa transacción en momentos que la situación del mundo ha cambiado por la pandemia del coronavirus?

Hay algo importante a destacar con esta operación del bono soberano y es el orgullo de haber realizado un trabajo bien hecho, no solo se logró la colocación, sino que se logró un precio sinceramente espectacular, logramos hacer un trabajo espectacular con la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, y con todo el equipo de la Comisión de Bancos, de la comisión interventora de la Enee, del Banco Central de Honduras, que fue un grupo de hondureños que mostraron un nivel de compromiso y decencia observado.

¿Cuáles son los actores que participaron en esta operación en el mercado internacional de capitales?

Tenemos que reconocer que parte del éxito de esta colocación tiene que ver con el socio que escogimos, Oppenheimer & Company, tiene mucha experiencia trabajando con países en vías de desarrollo, con sus Gobiernos, con los proyectos grandes que se dan esos países; pero más importante aun la conexión entre el banco (Atlántida) y la economía hondureña, y el peso que tiene el Gobierno en la economía hondureña, fue algo que se hizo notorio durante las presentaciones con los inversionistas. El apoyo que nosotros pudimos dar a la ministra Tábora hizo un papel increíble mostrando un dominio sorprendente de las finanzas públicas, con un manejo correcto.

¿Cómo contribuyó el hecho de que Honduras haya logrado sostener las calificaciones internacionales de riesgo?

Eso ayudó enormemente, el hecho de la confianza que estas calificadoras dieron al país fue un punto de apoyo muy considerable. Ellos (las calificadoras de riesgo) al compararnos con el resto de la región también se basan sobre las cifras históricas del sector privado hondureño. Muchas veces el crecimiento no viene por el gasto público, no viene por la inversión pública, a veces sí es un factor determinante; pero en los últimos años ha sido el sector privado el que ha estado empujando el crecimiento y fue algo sumamente notorio en las presentaciones.

Después de esta colocación del bono soberano por $600 millones, ¿hacia dónde apunta la banca privada de Honduras?

La banca va a tener que concentrarse en poder apoyar a aquellos sectores que tienen futuro en el país, como la construcción, la agricultura, el turismo, porque habrá alguna normalidad que permita la interacción humana con un resguardo adicional. Ahorita lo que tenemos que hacer es estar unidos los hondureños, hacerle frente a la pandemia para estar listos para volver a trabajar de manera disciplinada y observando todas las medidas de bioseguridad.

La Prensa