Se registra el primer fallecimiento por coronavirus en la cárcel de Támara

El contagiado del virus es uno de los 11 reos enviados a la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto el pasado 30 de abril.

Imagen de archivo de la cárcel de Támara en Francisco Morazán.
Imagen de archivo de la cárcel de Támara en Francisco Morazán.

Tegucigalpa, Honduras.

Se confirmó el segundo caso de coronavirus en una cárcel de Honduras, esta vez se registró en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto de Támara.

Fue la Región Sanitaria Metropolitana del distrito central la que informó del caso en primera instancia, mientras que el Instituto Nacional Penitenciario lo refrendó la mañana de este sábado.

El pasado 30 de abril, por orden de los juzgados de la zona norte del país, 11 privados de libertad fueron recibidos en la cárcel de Támara, siendo ubicados en una zona de aislamiento por ser su lugar de origen la zona norte, principal foco de infección de COVID-19, buscando además el contacto con el resto de la población penitenciaria.

Primer caso
El pasado 20 de abril se informó de la muerte de un reo de 52 años por coronavirus en El Pozo, una de las cárceles de máxima seguridad en el país.

El comunicado de las autoridades detalla que el domingo 10 de mayo se les realizó la prueba PCR para diagnosticar el COVID-19 a los 11 presos, resultando positiva una de las pruebas, coordinando el inicio de su tratamiento, manejo y seguimiento, así como la evaluación permanente de las otras 10 personas.

Relacionada: Presos en El Pozo deambulan y se reúnen sin usar mascarilla ni guantes

"Hasta ahora, ninguno de los 11 internos ha presentado algún síntoma, sin embargo, los continuarán en la zona de aislamiento para su debido tratamiento y manejo. El Instituto Nacional Penitenciario reitera que los 11 privados de libertad no han tenido contacto con el resto de la población penitenciaria de Támara, ya que la zona de aislamiento se encuentra en una zona externa del recinto general", aseguraron.

Medidas ante la pandemia

Señalaron que en diciembre de 2019, al conocer sobre la alerta de la pandemia de COVID-19 en la República Popular de China y que la misma se extendía a nivel mundial, se implementó el protocolo de bioseguridad diseñado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adecuado para su aplicación en los centros penitenciarios a nivel nacional.

Por otro lado, indicaron que se han enviado suministros para el aseo personal para la población penitenciaria, así como productos para higienizar las instalaciones y descontaminar a toda persona, vehículo y producto que ingresa a los establecimientos penitenciarios.

Afirmaron que a los privados de libertad de primer ingreso se les realiza un proceso de desinfección, evaluación y seguimiento médico por parte del personal de salud asignado a cada establecimiento, por el termino de 14 días para descartar cualquier sintomatología de COVID-19, tiempo durante el cual permanecen en una zona de aislamiento.

La Prensa