China responde a EEUU tras acusaciones de robo de datos sobre vacuna

Pekín acusa a EEUU de calumniarlo tras denuncia de espionaje por vacunas contra covid-19.

El Gobierno de Xi insiste en desmentir las acusaciones de Trump que afirman que China ocultó información clave sobre la pandemia./AFP.
El Gobierno de Xi insiste en desmentir las acusaciones de Trump que afirman que China ocultó información clave sobre la pandemia./AFP.

Pekín, China.

China acusó el jueves a Estados Unidos de calumniarlo después que Washington reprochara a Pekín haber espiado sus investigaciones sobre una vacuna contra el covid-19.

La Policía Federal de Estados Unidos (FBI) acusó el miércoles a piratas informáticos, investigadores y estudiantes cercanos a China de robar información de institutos universitarios y laboratorios públicos en beneficio de Pekín.

"Los intentos de China de atacar estos sectores representan una grave amenaza para la respuesta de nuestro país a la covid-19", afirmó el FBI en una advertencia oficial conjunta con la Agencia Nacional de Seguridad Cibernética.



"China expresa su disgusto y su firme oposición a tales calumnias", respondió este jueves por su parte el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

"China está a la vanguardia sobre vacunas"

"A juzgar por sus antecedentes, Estados Unidos ha llevado a cabo las mayores operaciones de robo por internet a escala mundial", añadió Zhao en una conferencia de prensa.

Desde el inicio de la epidemia de covid-19, varias empresas farmacéuticas chinas han desarrollado una vacuna. Al menos tres de ellos ya han iniciado pruebas clínicas en humanos.

"China está a la vanguardia de la investigación sobre vacunas y tratamientos contra la covid-19. Por lo tanto, tiene más razones que nadie para sospechar del robo de información en internet", señaló Zhao.

Vea: Francia advierte a EEUU que vacuna contra Covid 19 debe ser un bien público mundial

Desde hace semanas, el presidente estadounidense Donald Trump acusa a las autoridades chinas de haber ocultado la amplitud de la epidemia, aparecida a finales de 2019 en la ciudad de Wuhan (centro de China), y de haber facilitado así su propagación.

Pekín lo niega y afirma haber transmitido lo antes posible toda la información a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a otros países, entre ellos Estados Unidos.

La Prensa