Todos los negocios de Islas de la Bahía abren hoy

Roatán, José Santos Guardiola, Guanaja y Utila realizarán una prueba piloto hoy y mañana.El lunes 18 abrirán definitivamente si cumplen medidas de bioseguridad.

Los cuatro municipios accionarán la actividad comercial, pero solamente para consumo interno.
Los cuatro municipios accionarán la actividad comercial, pero solamente para consumo interno.

SAN PEDRO SULA.

Con cero casos de COVID-19 y más de L1,000 millones en pérdidas tras dos meses de confinamiento, Islas de la Bahía reanuda la actividad comercial este día tomando medidas de bioseguridad y con la advertencia para sus habitantes que si aparece una persona contagiada se retomará el enclaustramiento.

Las autoridades y empresarios de los cuatro municipios que integran este departamento (Roatán, José Santos Guardiola, Guanaja y Utila), con la autorización del Sistema Nacional de Riesgos (Sinager), permiten desde este día la apertura de todos los negocios y la circulación de personas de acuerdo con la programación basada en el último dígito de la identidad establecida por la Secretaría de Seguridad.

Como preámbulo a la reactivación definitiva, los isleños abrirán los negocios jueves y viernes, el sábado y domingo tendrán que cerrar y someterse nuevamente al toque de queda general que impera en todo el país. El lunes 18 de mayo retomarán las actividades bajo la condición de que si se detectan, mediante pruebas PCR, una persona contagiada tendrán que cerrar.

jt-roamas1-140520 (2)(800x600)
Por ahora, este departamento no recibirá hondureños de tierra firma ni turistas de otras partes del mundo.

Para operar, todos los negocios tendrán que utilizar desinfectante para los zapatos de empleados y clientes, gel para manos, mascarillas y, en el caso de restaurantes, bares y otros negocios similares, deberán reducir la capacidad a 50% con el objetivo de mantener la distancia física de dos metros entre los clientes.

“El jueves y viernes será una prueba piloto”, explicó Dino Silvestri, gobernador de Islas de la Bahía. “Si todo sale bien, abriremos el 18 de mayo manteniendo siempre el cerco acuático que nos ha servido para evitar el ingreso del COVID-19 a nuestros municipios”.

La apertura gradual de la economía isleña “no significa que van a poder ingresar las personas que están en tierra firme”, aclaró Silvestri. Inclusive, los isleños que se encuentren fuera de sus municipios tendrán que pasar por un proceso de análisis y, hasta una cuarentena, si las autoridades locales consideran necesario.

390,000
Pasajeros mediante más de una docena de aerolíneas que vuelan desde tierra firme y desde el extranjero llegan cada año a Roatán a través del aeropuerto internacional Juan Manuel Gálvez.

Desde mediados de marzo, cuando el Gobierno decretó el toque de queda con la idea de evitar una escalada del coronavirus, las autoridades de los municipios de Islas de la Bahía aprovecharon su condición geográfica para establecer un cerco marítimo y blindar sus 229 kilómetros frente a la llegada de hondureños y extranjeros radicados en tierra firme o procedentes de otras latitudes.

Con esas acciones de aislamiento, las más radicales del país, los isleños se mantienen hasta ahora libres del virus y, ahora, cuando buscan recuperar la normalidad en medio de una economía deprimida, están dispuestos a instaurar reglas de bioseguridad y hasta retroceder si se ven amenazados por brotes de la enfermedad.

“Tenemos que tomar conciencia que esta crisis terminará, que el COVID-19 desaparecerá y que debemos regresar a la normalidad con responsabilidad. Para tomar esta decisión hasta tuvimos que revisar las estadísticas de los últimos cuatro años sobre la salud de los habitantes. Esto lo haremos paso por paso y seguiremos discutiendo las medidas”, dijo el gobernador en una entrevista telefónica con Diario LA PRENSA.

jt-ROATAN1-140520 (1)(800x600)
Las empresas deben implantar medidas de bioseguridad establecidas por Sinager.

En estos dos meses de encierro, el municipio que ha resultado más golpeado económicamente es Roatán por depender en un 85% del turismo: entre marzo y mayo, la isla dejó de recibir varios miles de visitantes que llegan en cruceros a sus dos puertos y turistas procedentes de América del Norte y Europa que aterrizan en el aeropuerto Juan Manuel Gálvez.

En medio de la crisis, para no asfixiar a los negocios y ayudar a levantarse de la postración, la compañía suministradora de energía Roatán Electric Company (Reco) ha decidido cobrarles a los negocios las facturas de consumo de marzo, abril y mayo hasta en octubre.

A través de un comunicado, esa empresa le informó a Diario LA PRENSA que, además, “no realizó y no realizará labores de corte por facturas vencidas durante los meses de marzo, abril y mayo 2020” y “los valores que se acumulen correspondientes a estos tres meses, serán pagados en doce pagos iguales, a partir de las facturas que tendrán vencimiento a partir del mes de octubre 2020”.

4
millones de lempiras. Cada vez que llega un crucero, la isla recibe entre 3 y 4 millones de lempiras. Cada viajero gasta en Roatán un promedio de $86.00.

Emilio Silvestri, comisionado presidencial de turismo social y conectividad aérea, le dijo a Diario LA PRENSA que “Islas de la Bahía ha logrado evitar el ingreso del COVID-19 gracias a los esfuerzos de las autoridades de cada municipio, el Gobierno y el apoyo y solidaridad de todos los habitantes y empresas”.

Islas de la Bahía será el primer departamento que, siguiendo un protocolo de bioseguridad, realizará su apertura, una reactivación inteligente”, dijo.

Los empresarios de Roatán abrigan las esperanzas de que el COVID-19 se mantendrá lejos de su territorio y que la actividad comercial interna, en primera instancia, comenzará a reanimar la economía en las próximas semanas con la meta de evitar la clausura de más plazas laborales.

jt-roamas1-140520 (1)(800x600)
“Iniciamos la apertura, pero si aparecen casos tendremos que cerrar”: Dino Silvestri,gobernador de Islas de la Bahía

“Todos los negocios de la isla han sido afectados porque dependemos del turismo, por ejemplo, hemos dejado de percibir un promedio de $86 por cada persona que baja de un crucero. Los cruceros dejaron de venir y un vuelo que nos traía turistas de Canadá regresará hasta en diciembre”, dijo Emsley Hyde, expresidente y asesor de la Cámara de Comercio e Industrias de Islas de la Bahía.

Hyde manifestó que “esta apertura es vista por los empresarios con optimismo y todos están dispuestos a tomar las medidas de bioseguridad para evitar más problemas económicos”.

La apertura inteligente que inicia Islas de la Bahía este día tendrá diferentes características en los cuatro municipios. Cada autoridad local tomará medidas de acuerdo con el comportamiento de los ciudadanos y empresarios.

La Prensa