Francisco da la bendición Urbi et Orbi ante un dramático momento de la humanidad

El santo padre da la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) a todos los fieles.

VER MÁS FOTOS
'En estos días en los que la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces'
'En estos días en los que la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces'

Roma, Italia

El Papa Francisco ora este viernes y bendice al mundo entero en un solemne clamor a Dios en medio de la emergencia del coronavirus.

Por primera en la historia milenaria de la Iglesia católica, el papa reza este viernes en solitario ante la inmensa plaza vacía de San Pedro y da la bendición y la indulgencia plenaria al mundo por la pandemia de coronavirus que lo azota.

FOTOS: El alto precio que pagan los curas por el coronavirus en Italia

Se trata de un rito inédito durante el cual da la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) a todos los fieles y que es retransmitido por televisión, internet y radio.

La bendición permite a los más de 1,300 millones de católicos obtener la indulgencia plenaria, es decir, el perdón de sus pecados, en un momento tan difícil, con medidas de confinamiento que afectan a más de 3,000 millones de personas.

El Santo Padre pretende universalizar la oración para luchar contra la pandemia del coronavirus.

LEA: El coronavirus era "como un mono aferrado a mi espalda", dice médico italiano que sanó

"En estos días en los que la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces", dijo Francisco, momentos después del rezo del Ángelus.

Al anunciar que presidiría la oración en el atrio de la basílica de San Pedro con la plaza vacía, el santo padre invitó a millones de personas a participar "espiritualmente" del acto litúrgico. "Invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el cual al término daré la bendición Urbi et Orbi y a la cual se añadirá la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria".

La imagen del jefe de la Iglesia católica que reza solo ante la inmensa explanada por el fin de la guerra contra un enemigo invisible que ha causado 25,000 muertes hasta ahora, resulta casi cinematográfica.

Ante el dramático momento que vive la humanidad, el papa Francisco decidió dar una bendición extraordinaria, la Urbi et Orbi, la misma que los pontífices suelen impartir sólo el 25 de diciembre y el Domingo de Pascua, fechas en que se recuerda el nacimiento y la muerte de Jesús.

- Un evento extraordinario -

"Se trata de un evento extraordinario presidido por el papa, en un momento particular, cuando el mundo cae de rodillas por la pandemia. Un momento de gracia extraordinaria que da la oportunidad de vivir este tiempo de sufrimiento y miedo con fe y esperanza", explicó en una nota el Vaticano.

Desde que se desató la epidemia de coronavirus en Europa, que golpea con particular fuerza a Italia y España, el papa Francisco se ha pronunciado en varias oportunidades, recordando en particular a los médicos y enfermeras, en la primera línea de la lucha, e instando a los sacerdotes a acompañar a los enfermos y moribundos.

El pasado 25 de marzo participó en una oración ecuménica mundial con todos los cristianos del mundo, para rezar el 'Padre Nuestro', la oración que Jesús nos enseñó", dijo, en un vídeo transmitido desde la biblioteca del palacio apostólico del Vaticano.

La bendición papal desde el atrio de San Pedro es particularmente seguida en América Latina, el continente donde reside el mayor número de católicos y tierra del pontífice Francisco, nacido en Argentina.

Las diócesis de toda la región se movilizaron para invitar a los fieles a la oración.

La Prensa