Cuerpos de fallecidos por COVID-19 no podrán ser velados, informa Salud

Las autoridades de salud de Honduras indicaron que los cadáveres no pueden permanecer más de 10 horas sin ser sepultados.

El personal desigando que manipule el cuerpo tiene que contar con el equipo de protección, el cual consiste en batas plásticas, guantes de látex, gorros y con suma seguridad para que nadie salga contagiado.
El personal desigando que manipule el cuerpo tiene que contar con el equipo de protección, el cual consiste en batas plásticas, guantes de látex, gorros y con suma seguridad para que nadie salga contagiado. /

Tegucigalpa, Honduras.

Los familiares de los hondureños que mueran por coronavirus no podrán realizar velatorios, así lo han dado a conocer las autoridades de salud luego de que hoy confirmó la muerte de un compatriota con el letal virus.

Esta tarde el Sistema Nacional de Riesgos (Sinager) informó que hay 16 nuevos casos de hondureños con COVID-19. Ahora ya se contabilizan 67 casos en total.

Por ello, para evitar que se siga propagando el virus las autoridades anunciaron medidas fuertes como restringir los velorios de los fallecidos por coronavirus. Estos tendrán que ser enterrados rápido, evitando aglomeraciones y por ende contagios.

Según, Alcides Martínez, director de redes integradas y servicios de la Secretaría de Salud, el procedimiento consiste en cumplir con las desinfecciones de todos los equipos, y los insumos que fueron optimizados para todo el manejo del cadáver, "Se requieren bolsas herméticas y se explica cómo se hace la introducción del cuerpo en la bolsa”, dijo Martínez.

Además lea: San Pedro Sula instala arco de fumigación para combatir COVID-19

Además, el personal desigando que manipule el cuerpo tiene que contar con el equipo de protección, el cual consiste en batas plásticas, guantes de látex, gorros y con suma seguridad para que nadie salga contagiado.

Otro dato importante que deben saber los familiares, es que el cuerpo del fallecido no puede pasar más de 10 horas sin sepultarse.

Martínez detalló, que para enterrar estos cuerpos se requiere una profundidad mayor, mínimo tres metros cuando lo normal es 2.5 metros para las demás fosas.

La Prensa