Policías regalan pan y refresco a minifestantes que iban a desalojar

Miembros de la Policía Nacional llegaron a desalojar a un grupo de ciudadanos en Tegucigalpa que clamaban por comida ante la cuarentena por coronavirus que vive Honduras.

Dos de los uniformados que llegaron al lugar tuvieron la noble acción de compartir un poco de comida con los manifestantes.
Dos de los uniformados que llegaron al lugar tuvieron la noble acción de compartir un poco de comida con los manifestantes. /

Tegucigalpa, Honduras.

Un grupo de ciudadanos en Tegucigalpa, capital de Honduras, salieron a las calles a protestar este día en pleno toque de queda para pedir alimentos al Gobierno y así sostenerse durante la cuarenta por el coronavirus.

Al lugar llegaron miembros de la Policía Nacional con la intención de desalojar a los hondureños que se encontraban clamando por comida; sin embargo, minutos después los planes de los uniformados cambiaron al ver la necesidad de los capitalinos.

Ya que luego de permanecer varias horas tratando de dialogar con los protestantes, dos miembros de la Policía tuvieron el noble geste de comprar pan y refresco para los niños, mujeres y hombres que pedían alimentos.

Además lea: El drama de los colombianos atrapados en Honduras por cuarentena para evitar COVID-19

Esta acción cambió por completo la actitud de los ciudadanos que estaban molestos y hambrientos.

Los ciudadanos afirmaron que solo pedían comida para llevar a sus hijos.

-Transportistas también protestaron por comida -

Conductores y ayudantes de autobuses del transporte público también protestaron hoy en Tegucigalpa para exigir el Gobierno que les permitan trabajar o les proporcionen un salario mínimo y alimentos durante la emergencia sanitaria.

La jornada contó con la participación de decenas de conductores y ayudantes de autobuses que se apostaron a inmediaciones de un centro comercial en el norte de la capital hondureña, donde colocaron neumáticos a los que luego le prendieron fuego.

"Nosotros vivimos del día a día, no tenemos un salario fijo, sino trabajamos no comemos", indicó a periodistas el conductor Luis Guzmán, quien junto a su ayudante espera una respuesta del Gobierno.

Guzmán dijo que "es doloroso" que su hija, de 4 años, "me pida comida y yo sin dinero para poder comprar, aunque sea fríjoles".

Por su parte, miembros de las Fuerzas Armadas, Banasupro y Copeco comenzarán este miércoles la entrega de alimentos a las famlias más necesitadas.

Los ciudadanos afirmaron que solo pedían comida para llevar a sus hijos.

La Prensa