Papa convoca a una oración mundial contra pandemia de coronavirus

El Papa invita a fieles de todo el mundo a unirse en una oración contra el coronavirus este miércoles al mediodía en Italia, 5 a.m. en Honduras.

Francisco pide una 'pandemia de oración' en momentos en que la 'humanidad tiembla ante el coronavirus'./AFP. /

Roma, Italia.

El papa Francisco convocó hoy a todos los fieles del mundo para que recen el "Padre Nuestro" este 25 de marzo al mediodía, un gesto con el que quiere universalizar la oración para luchar contra la pandemia del coronavirus, que en Italia ha dejado más de 6,000 fallecidos.

"En estos días" en los que "la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces", dijo Francisco, momentos después del rezo del Ángelus el pasado domingo.



Por eso, convocó a todos los fieles del mundo a recitar el "Padre Nuestro" el miércoles 25 de marzo al mediodía.

Dos días después, el viernes 27 de marzo, anunció que presidirá a las 18.00 horas locales (17.00 GMT) un momento de oración en la Plaza de San Pedro.

"A partir de ahora, invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos el Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi, a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria", señaló.

"Queremos responder a la pandemia del virus con la pandemia de oración, compasión, ternura. Mantengámonos unidos", añadió.

Vea: Muertos en Italia ya son 6,800; 743 más en un día

El papa Francisco ofreció su homilía y rezó el Ángelus desde la Sala de la Biblioteca vaticana y fue transmitido por vídeo en directo, y después se asomó por la ventana del palacio apostólico para saludar a una Plaza de San Pedro totalmente vacía, pues el Vaticano ha prohibido su entrada a los fieles hasta el 3 de abril como medida de prevención para evitar contagios.

El pasado viernes, el Papa concedió la indulgencia plenaria a través de la Penitenciaría Apostólica a todos los fieles afectados por la enfermedad del coronavirus, a los familiares, a los trabajadores sanitarios y a todos los que les cuidan. EFE

La Prensa