Hondureña relata cómo se vive en Italia por el coronavirus: “Todo se descontroló rápidamente”

“Renuncié al trabajo y decidí quedarme en casa; no me perdonaría si llegara a contagiar a mis hijos”, dice Karen Canela.

VER MÁS FOTOS
Las calles de Italia lucen vacías de sus habitantes y turistas. En la imagen de la derecha Karen Canela con sus hijos.
Las calles de Italia lucen vacías de sus habitantes y turistas. En la imagen de la derecha Karen Canela con sus hijos.

Redacción

El coronavirus COVID-19 ha llenado de luto a toda Italia, las muertes en este país se cuentan por centenares diariamente y hasta el momento el número de víctimas fatales es de 3,405. En las últimas 24 horas fallecieron a causa de la enfermedad en ese país 427 personas.

La población vive aterrorizada ante la posibilidad de contagio e inmigrantes hondureños, como Karen Canela, una exseleccionada de baloncesto de Honduras, le pide a Dios que proteja a su familia y ruega a la comunidad hondureña tomar las medidas necesarias de prevención.

“La verdad es que todo ha pasado muy rápido, hace un poco mas de tres semanas, se nos notificó que cerrarían las escuelas por dos días para desinfectarlas, luego suspendieron las clases y todo se descontroló. Italianos que viajaron a China comenzaron a regresar al país y no se les hizo ningún tipo de examen y a los días empezaron a darse brotes del virus en las principales ciudades”, indicó la exseleccionada nacional de baloncesto.

Canela, una espigada jugadora de baloncesto que participó en clubes como Nacional de Ingenieros y representó a Honduras en diferentes torneos centroamericanos y latinoamericanos, emigró a Italia hace 4 años en busca de una vida mejor. Ya establecida laboralmente en esa nación, esta madre soltera enfrentó una difícil encrucijada al tener que decidir entre su trabajo o la necesidad de estar en casa con sus dos hijos.



“Todo se descontroló rápidamente, empezaron a hacerse colas interminables en los supermercados. Le pregunté a mi jefa qué podía hacer, ya que tomaba el tren todos los días y mis hijos solo me tienen a mi, entonces la ansiedad me afectó tanto que renuncié al trabajo y decidí quedarme en casa; el miedo se apoderó de mi, no me perdonaría si llegara a contagiar a mis hijos, a los niños que cuidaba o a mis padres”, aseguró la hondureña.

Los relatos de la realidad que se vivía en los diferentes hospitales, donde la escogencia en torno a quién recibiría preferencia en la atención, le rompe el corazón y llena aún mas de angustia el corazón. Los adultos mayores empezaron a pagar por los descuidos de los más jóvenes, mientras que los centros asistenciales no se dan abasto para atender el gran número de personas contagiadas por el coronavirus COVID-19.

“Tengo un miedo terrible, me da pánico salir de la casa. En los últimos días he escuchado que los hospitales están a punto de colapsar (ya colapsaron) y que los médicos están escogiendo a quién brindarán asistencia y los jóvenes tienen prioridad sobre los ancianos; muchas de estas personas de la tercera edad los están dejando morir, para darle atención medica a un joven, muchos de los cuales actuaron irresponsablemente y no les importó contagiarse”, acotó Karen.

Pese a los pedidos del gobierno, pidiendo a la población de abstenerse de congregarse en lugares públicos, la joven madre hondureña, asegura que las personas hacen caso omiso a dichas recomendaciones. Karen confesó que su deseo es que el comportamiento erróneo de los italianos ante esta pandemia sirva de ejemplo para sus compatriotas en Honduras, a quienes les pide obedecer las recomendaciones dadas por el gobierno.



“Este es un virus que mata, la gente pensaba que era una influenza normal, que les daría un resfrío y se curarían con algún medicamento y poco a poco se dieron muertes hasta volverse un caos total. Si les dicen que se queden en casa háganlo, si le aconsejan no acercarse a ciertas personas haga caso; aquí los habitantes no le dieron la importancia que merecía y al ver tanta muerte se dieron cuenta del error que habían cometido. Hoy muchos están llorando sus seres queridos”, indicó con consternación Canela.

¿Qué consejo le daría a sus compatriotas en Honduras?

Me da mucha tristeza la mentalidad de la población hondureña, la misma actitud que ellos están tomando es la que vivimos aquí; la gente no hacia caso, se reían del coronavirus y yo lo veía, en ese entonces, con preocupación. Salía a trabajar y ellos se la pasaban en parrandas y bebiendo, ignoraban la información que brindaba el gobierno, ahora están enfermos y tienen la fortuna que les dan preferencia a ellos, por encima de una persona de la tercera edad, pese a haberse contagiado por irresponsables.

“Imagine si el sistema de salud italiano ha colapsado, ¿cómo van a responder en Honduras?, si cuando uno camina en los hospitales nunca hay nada. Si la población no sigue las recomendaciones que se están brindando se va tener que morir mucha gente, me da mucho pesar. Aunque tenga toda mi familia aquí, en mi país tengo amistades y gente que quiero mucho y no me gustaría pensar que asistan al hospital y tengan que morir por causa de una enfermedad viral, que se pudo haber evitado”, concluyó Karen Canela.

La Prensa