El Salvador suspende el pago de energía, agua, telefóno y préstamos

El gobierno de El Salvador anunció las primeras cinco medidas económicas ante COVID-19.

Un hombre viaja en un autobús usando tapacobas el pasado lunes en San Salvador. EFE
Un hombre viaja en un autobús usando tapacobas el pasado lunes en San Salvador. EFE

San Salvador, El Salvador

El Gobierno de El Salvador anunció este miércoles las primeras cinco medidas económicas que implementarán para combatir los efectos que la pandemia del COVID-19 cause en la nación centroamericana, en la que aún no se reportan casos confirmados de la enfermedad.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, indicó durante una conferencia de prensa que se suspende el pago de la cuota de energía eléctrica, agua, telefonía, internet y cable por tres meses, y el pago de estas tres meses se dividirán en dos años "sin generar mora, ni interés".

Señaló que se congelará el cobro de créditos hipotecarios, personales y de tarjetas de créditos, y se suspenderá el pago de crédito a casas comerciales por tres meses y se que el cobro se reanudará al vencimiento de dicho plazo.

Las medidas serán aplicadas "únicamente y exclusivamente" a las personas naturales y jurídicas que se vean afectadas "directamente" por la pandemia, apuntó el ministro, quien añadió que "a estas medidas se sumarán otras que buscarán aliviar situaciones más específicas"

"Solicitamos a todas las fuerzas vivas y productivas que hagan cumplimiento de sus obligaciones tributarias para que el Gobierno tenga la capacidad de atender esta crisis", agregó Fuentes.

Por su parte, el secretario de Comercio e Inversiones, Miguel Kattan, reiteró, sin especificar, que "estas medidas van enfocadas a los sectores más vulnerables" y reiteró que la suspensión de pagos "no es generalizada, sino que para algunos sectores sociales y económicos afectados por la pandemia".

"Las instituciones del Gobierno vigilarán que en su ejecución (de las medidas) no exista ni abuso ni aprovechamiento y que solo beneficie a sectores vulnerables", añadió.

Tras la conferencia de prensa, el presidente Nayib Bukele aclaró, a través de su cuenta de Twitter, que las medidas serán aplicadas a "personas que pierdan su trabajo, trabajadores por cuenta propia, micro y pequeñas empresas que hayan bajado considerablemente sus ventas, artistas, odontólogos, restaurantes, comedores, atletas, gimnasios, personas en cuarentena y futuros enfermos o varados en el extranjero".

Además, a "taxistas, profesionales que demuestren caída de ingresos, bares, cafés y camareros. En fin, todas las personas que demuestren afectación directa".

"Por favor, seamos honestos, nuestro país lo necesita, es responsabilidad de todos mantenernos a flote. Si usted sigue recibiendo su mismo salario o si su empresa puede hacerle frente a la situación, ayudemos pagando a tiempo sus obligaciones", agregó.

En El Salvador, por el momento, no se reportan casos confirmados ni sospechosos de coronavirus.

En este país centroamericano se han habilitado actualmente 42 "centros de contención", en los que se encuentran más de 1.950 personas en cuarentena.

La Asamblea Legislativa decretó el domingo un estado de excepción para limitar algunos derechos constitucionales como medida para contener la entrada del virus al país a lo que se suma una cuarentena decretada la semana pasada por el Gobierno.

Además, se ha ordenado que los empleados público y privados mayores de 60 años de edad y las mujeres embarazadas permanezcan aislados en sus casas. EFE

La Prensa