“Aplanar la curva”, la estrategia clave para combatir el coronavirus

Estudio presenta las conclusiones tras analizar el impacto de las medidas que los gobiernos llevan a cabo para enfrentar el COVID-19

Un hombre utiliza una mascarilla como medida de precaución en un mercado de Tegucigalpa. La capital hondureña reporta el mayor número de casos confirmado de coronavirus a la fecha.
Un hombre utiliza una mascarilla como medida de precaución en un mercado de Tegucigalpa. La capital hondureña reporta el mayor número de casos confirmado de coronavirus a la fecha. / Foto: AFP

Redacción

En medio de la presente crisis provocada por la pandemia del coronavirus en todo el mundo, las autoridades sanitarias encargadas de combatirlo van aprendiendo lecciones que ahora pueden compartir con otros a fin de encontrar la estrategia más efectiva para detener o al menos frenar la propagación del COVID-19.

De acuerdo con un reporte publicado por el diario español, El País, en el que se cita al ministro de Salud francés, Olivier Véran, este dijo que “no podemos impedir que el virus circule, pero podemos evitar que demasiadas personas se infecten a la vez”.

El funcionario galo pasó a explicar la importancia de “aplanar la curva del coronavirus”, como la estrategia clave para controlar la enfermedad en un plazo razonable.

Medidas protección Coronavirus(800x600)

Las explicaciones de Véran se basaban en un estudio publicado por la prestigiosa revista británica The Lancet, el cual analizaba los resultados de las estrictas medidas tomadas en China para controlar la epidemia.

Curva epidémica

Los investigadores el estudio antes citado explican que de no tomarse medidas urgentes cuando surge el brote de una enfermedad como el coronavirus, el número de personas infectadas crece en forma descontrolada en un plazo relativamente corto.

Gráficamente hablando, esta situación produce una especie de montaña cuyo pico es alto y cuya base es estrecha. Como el número de casos se eleva rápidamente en un período de tiempo muy corto, la situación termina por sobrepasar la capacidad de los sistemas sanitarios y estos terminan colapsando.

Un ejemplo de este escenario es lo sucedido en Italia, donde los casos se dispararon súbitamente de 3 a cierre de enero, a más de 9 mil en los primeros diez días de marzo, lo que nos da un promedio de unos 230 casos nuevos por día.

La clave para controlar la propagación es “aplanar la curva”, es decir, diferir el número de casos durante un período de tiempo más largo para evitar un elevado número de contagios al mismo tiempo.

ADEMÁS: OMS pronostica más de 20 mil contagios de COVID-19 en Honduras

El gráfico en este caso toma la forma de una colina cuyo pico es más bajo y su base más amplia, lo que hace que el número de casos se mantenga dentro de los límites de capacidad de los sistemas sanitarios.

El ejemplo de este caso es Japón, que entre mediados de enero y principios de marzo pasó de registrar un caso a registrar 480, manteniendo el número de casos en una curva mucho menos pronunciada, con un promedio de solo 9 casos nuevos por día.

Ahora bien, ¿qué medidas hay que tomar para “aplanar la curva”?

Aislamiento social

El objetivo primordial de cada país debe ser reducir el impacto del virus al mínimo y para lograrlo, se requieren tomar medidas contundentes, incluido el cierre de fronteras a fin de limitar la movilidad y con ella la propagación del virus de un territorio a otro.

Pero esto debe complementarse con la acción individual, en donde evitar los besos y el saludo de mano ya no son una falta de educación, sino una muestra de consideración.

El aislamiento social, al menos el aislamiento físico, puede ser tan útil para prevenir la enfermedad como una vacuna y gracias a la tecnología, es posible mantenerse en contacto con familiares y amigos sin poner en riesgo ni a unos ni a otros ni a nosotros mismos.

TAMBIÉN: Mapa en vivo de los casos de coronavirus en Honduras.

Un informe procedente de China y avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoyaba las acciones efectuadas por las autoridades del país asiático, las cuales restringían los desplazamientos y la circulación de personas en las calles, pues se pudo comprobar que estas medidas incidían decisivamente en reducir la propagación de la enfermedad.

De hecho, a últimas fechas, apenas y se han reportado nuevos casos fuera de la provincia de Hubei, en donde se produjeron los primeros casos del brote en diciembre pasado.

De modo que los expertos recomiendan a la población hacer individualmente su parte y seguir las indicaciones de las autoridades de quedarse en casa y evitar salir a la calle si no es estrictamente necesario, así como observar el resto de la medidas de prevención, como evitar tocarse la cara y lavarse las manos con frecuencia.

El estudio publicado por The Lancet recalcaba que la cooperación individual es “crucial para controlar la propagación del COVID-19”, en incluso sugería que este factor era incluso más importante para controlar la epidemia que cualquier acción decretada por los gobiernos.

La Prensa