Liberan a una estudiante hondureña detenida por ICE en EEUU

La catracha Meydi Guzmán Rivas, alumna de secundaria, fue liberada bajo fianza. Estaba detenida desde octubre del año pasado.

La hondureña Meydi Guzmán Rivas estudiante en la secundaria Crystal Lake Central.
La hondureña Meydi Guzmán Rivas estudiante en la secundaria Crystal Lake Central.

Chicago, Illinois, Estados Unidos.

Un juez le otorgó la posibilidad de salir en libertad bajo fianza, a la hondureña Meydi Guzmán Rivas estudiante en la secundaria Crystal Lake Central, una vez que fuera detenida supuestamente por haber faltado a una cita en la corte.

Meydi estaba en custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) desde octubre de 2019. "En octubre de este año, al ir a la corte de inmigración la detuvieron con su papá”, dijo Sara Huser en 2019 a Noticias Univision Chicago, mientras exigían su libertad.

Lea: El juez envía a prisión al exdirector de Pemex reclamado por México

Huser es consejera de secundaria en Crystal Lake Central y desde el momento de la detención de Meydi, creó una página de GoFundMe para ayudarla económicamente.

El papá de Meydi también fue detenido tras faltar a la cita en corte en febrero de 2019. Como parte del proceso tras su detención en la frontera sur de los Estados Unidos en el 2018, el papá de Meydi fue colocado en otro centro penitenciario.

La compatriota junto a su padre escaparon de la violencia en Honduras en el verano de 2018. Los miembros de la comunidad de Crystal Lake Central calificaron la liberación de Meydi como un triunfo.

Además: Sin dinero para San Valentín: la crisis restringe sexualidad de venezolanos

La hondureña Meydi Guzmán Rivas.

Maydi irradia carisma

Su carisma y su historia le ha robado el corazón a muchos, entre ellos, al de Sara Huser. La jovencita se graduaría en primavera del 2020, un sueño que ha quedado en el limbo. Aún así Sara tiene planes para ella.

Por otro lado, toda la comunidad se unió para poder obtener su liberación. Hasta el abogado de inmigración Nathan Reyes, hizo todo lo posible por sacar a la joven de la cárcel donde estuvo ingresada en el condado Pulaski–a unas 300 millas al sur de Chicago.

La Prensa