Acribillan a conductor y ayudante de un autobús en Tegucigalpa

En lo que va del año han asesinado a 20 empleados del transporte público en el país

VER MÁS FOTOS
Luego que las personas dentro del bus fueron atacadas este caminó unos metros y se detuvo en la mediana de la calle.
Luego que las personas dentro del bus fueron atacadas este caminó unos metros y se detuvo en la mediana de la calle. /

Tegucigalpa, Honduras.

Horas después de ser amenazado por un pandillero, un motorista del transporte urbano de la capital fue asesinado junto con su cobrador en la calle principal de la colonia Los Pinos.

La ola de criminalidad generalizada en el país ha cobrado la vida de dos operarios más del rubro del transporte, a solo 33 horas del último asesinato perpetrado contra el conductor de un taxi en la colonia La Sosa de esta ciudad.

El autobús de la ruta Los Pinos-Mercado, con registro 080, conducido por Ricardo Romero, tenía unos cinco minutos de haber salido de la terminal de buses ubicada en la misma colonia, frente una reconocida universidad privada.

Tres cuadras había recorrido la unidad de transporte, con rumbo al centro de la capital, cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta se pusieron a la par de la unidad y las ráfagas de disparos se escucharon por toda la zona.

Eran las 3:10 pm. Ricardo Romero y su ayudante o cobrador, identificado como Darwin Martínez, fueron abatidos a balazos en un abrir y cerrar de ojos ante la mirada impávida de algunos transeúntes del sector conocido como Plan de Los Pinos. El motorista (de 27 años) perdió el control del vehículo y se fue a detener en el bordillo de la calle, aún con el motor encendido.

Al tener su domicilio en la colonia Los Pinos, los parientes de ambos muertos llegaron a los pocos minutos, rompiendo en llanto al ver la forma en la que perdieron la vida. El padre de Ricardo, quien se hizo presente al lugar del doble asesinato, confesó que ayer su hijo había recibido amenazas, pero no profundizó en las mismas.

Manifestó que el motorista era padre de tres hijos y que tenía muchos años de trabajar en el transporte. Entre tanto, Darwin Martínez (de 18 años) ayer laboró para esa unidad de transporte, porque el cobrador asignado no lo pudo hacer.

El rubro del transporte en el país es acechado por las pandillas que exigen el cobro de extorsión, a cambio de preservar las vidas de choferes y cobradores; no se descarta que estos asesinatos se deban a la misma situación. Los cadáveres de ambos quedaron dentro del automotor.

Según el Observatorio de la Violencia de la Unah, en lo que va del año han matado a 20 empleados de transporte entre conductores de taxi, buses y mototaxis. El año pasado asesinaron a 134 personas relacionadas con el transporte.

La Prensa