Hasta junio estiman que durará la reserva de agua en Tegucigalpa

El Sanaa espera que llueva en mayo, si no habrá más racionamientos del líquido.

Alcaldía ejecuta diversos proyectos para abastecer a los capitalinos.
Alcaldía ejecuta diversos proyectos para abastecer a los capitalinos.

Tegucigalpa, Honduras.

Los capitalinos continúan con problemas de agua, y de no hacer un uso eficiente del recurso no habrá agua para abastecer a Tegucigalpa en los próximos meses.

La principales represas que abastecen de agua a la capital de Honduras se encuentran en niveles bajos, por lo que las autoridades del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) estiman que para junio y julio las represas La Concepción y Los Laureles se estarían secando.

Carlos Hernández, gerente de división metropolitana del Sanaa, dijo que La Concepción, que es la principal represa que da agua a la capital, se encuentra a un 37% de almacenamiento.

“La represa tiene actualmente 13.5 millones de metros cúbicos de los 36 millones que tiene de capacidad, está en niveles bajos, eso nos tiene preocupados; mientras que Los Laureles está bajando, de los 10 millones de metros cúbicos que tiene de capacidad, actualmente hay almacenados 7 millones”.

dz-represas-060220 (10)(800x600)

Estas dos represas abastecen al 75% de las colonias capitalinas, allí el agua llega a las casas una vez a la semana, el resto de colonias son abastecidas por la producción de agua superficial de la zona de El Picacho.

“La situación está crítica, hay poca agua para enfrentar este verano; en las condiciones que estamos dando el suministro podríamos tener agua hasta finales de mayo; sin embargo, de no llover estimamos que Los Laureles se estaría secando para el 5 de junio y La Concepción a mediados de julio”, detalló Hernández.

Clima.

De acuerdo a los pronósticos de la Comisión Permanente de Contingencia (Copeco) las primeras lluvias caerán en abril, pero estas no serán continuas.

En mayo esperan que empiece a llover más seguido, pero no de forma regular. De no presentarse las lluvias en ese momento, se ampliarán los horarios para abastecer las colonias.

“Sin nos dicen que el invierno estará malo, nos vamos a ver obligados a finales de marzo a cambiar horarios a más días. En promedio estamos dando el servicio en algunas colonias por ocho horas, en otras se da por 14 horas, una vez a la semana”, agregó.

A inicios de enero, el Gobierno emitió emergencia nacional ante la fuerte sequía que azotará el país este año. Ante la crisis de agua, el gerente del Sanaa manifestó que entre las medidas está habilitar pozos que tienen el Sanaa, otra alternativa es enviar agua a las colonias de la parte baja a través de cisternas. “Lo demás está en nuestras manos, tenemos que saber utilizar el agua e identificar y reparar las fugas que hay en las tuberías”, dijo Hernández.

Proyectos.

Aunque todavía no se efectúa el traspaso del sistema de agua del Sanaa a la Alcaldía de Tegucigalpa, esta última trabaja para asegurar el vital líquido.

Antes de incorporar más agua al sistema se debe trabajar en las pérdidas, dijo el regidor Juan Carlos García. “De 87 millones de metros cúbicos que producen los acueductos de Tegucigalpa, solo facturan 47, el resto se pierde, estamos trabajando en controlar esa situación para que no haya más pérdidas”, señaló.

García habló de los proyectos que se ejecutarán para dar agua de manera permanente a las colonias. A finales de febrero se recibirán las ofertas de construcción del embalse en el Hatillo, también se licitará para el proyecto de mejoramiento la línea de conducción de uno de los ríos que abastecen la represa Concepción, con el objetivo de incorporar más agua a la represa.

En el oriente de Tegucigalpa se construirá un nuevo embalse que tendrá capacidad máxima de 10 a 12 millones de metros cúbicos, el embalse San José. En abril se recibirán las ofertas de licitación.

“Con estos proyectos estaríamos llegando a equiparar la demanda que tiene la ciudad y por lo menos darle agua todos los días por los menos de cinco a ocho horas”, aseguró el regidor.

Unos 30 años han transcurrido desde que se construyó la última represa en la capital; no obstante, la Municipalidad trabaja en un estudio para la construcción del embalse del Río del Hombre, que podría ser una gran alternativa para el abastecimiento de agua en la capital.

La Prensa