México y Honduras definen plan para evitar que 20,000 jóvenes emigren

Los beneficiarios del programa Sembrando vida recibirán apoyo técnico y económico.

 Interesados se inscribirán en línea una vez que se cumplan los acuerdos
Interesados se inscribirán en línea una vez que se cumplan los acuerdos

Tegucigalpa, Honduras.

México avanza con los dos programas que desarrollará en Honduras para atender los principales problemas económicos, sociales y ambientales que inciden en la migración forzada.

Gracias a los acuerdos establecidos entre Honduras y México se tiene previsto que en los próximos meses los 20,000 hondureños (10,000 en el Programa Sembrando Vida y 10,000 en Jóvenes Construyendo el Futuro) se beneficien, tanto de la asistencia técnica, capacitación, así como del apoyo económico mensual que se tiene previsto para quienes sean parte de este apoyo.

Toda la propuesta gira alrededor de un Plan de Desarrollo Integral que se enmarca en cuatro líneas de acción y 30 recomendaciones.

LEA: Caravana de migrantes hondureños intenta ingresar a México

“El aliciente fundamental de los programas a implementar es el arraigo de la población. Quiénes son los más vulnerables y que estarían con opciones de salir del país. A esas personas son a las que queremos incorporar en los programas para convertir a la migración en una alternativa y no en una necesidad”, explicó Óscar de la Torre Amezcua, cónsul de México en San Pedro Sula.

Los programas.

México y Honduras apoyan por la pronta implementación de estos programas.

Para algunos, la propuesta que se impulsa es vista como una oportunidad de desarrollo del país y la región; pero consideran que debería ser una política de Estado el prevenir la migración.

Claves de los programas
1. Plan de desarrollo
Integral tiene cuatro líneas de acción, enfocadas en el Bienestar Social, para promover el acceso a los derechos sociales y el bienestar. Además prioriza el medio ambiente, en la sostenibilidad y resilencia al cambio climático y la gestión integral de riesgo.

2. Desarrollo Económico
Prioridad en la ejecución de ambos programas, donde se ofrecerá trabajo digno y decente en la regiones que presentan el mayor índice de población emigrando en Honduras. También se abordará la gestión migratoria para la protección de las personas.

3. Fondo México ejecuta ayuda
A través de dos programas: Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro, donde se destinan 30 millones de dólares que manejará directamente la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), en el país.

“Cualquier apoyo que implique promover oportunidades en el país está bien. Sin embargo, este tiene que ser inserto como parte de una política pública de prevención de la migración, algo que no existe en la actualidad”, explicó la analista en migración Sally Valladares.

Para los expertos en un contexto tan complejo de pobreza e inseguridad tampoco han existido políticas de Estado, sino reacciones a la coyuntura. “Se valora el apoyo que México impulsa para atacar parte de las causas que inciden en la migración forzada, donde la pobreza e inseguridad han sido determinantes. Esperamos que se tengan resultados positivos” apuntó Karen Valladares, directora del Foro Nacional de Migraciones en Honduras (Fonamih).

En marcha.

Por ahora tanto Honduras como México definen la ruta crítica para ejecutar el programa e iniciar con las inscripciones y selección de los participantes. En el caso de los jóvenes se busca dar oportunidades de capacitación laboral y obtención de incentivos económicos a aquellos que tengan entre 18 y 29 años, que no trabajan ni estudian, para aumentar su empleabilidad e inclusión en el mercado laboral.LC programa 080220(1024x768)

El modelo es de corresponsabilidad social entre los sectores público, privado y social, que ofrece a los jóvenes un espacio para desarrollar actividades estructuradas con el objetivo de fortalecer hábitos de trabajo y competencias técnicas, además de un apoyo económico mensual. Se espera que el 74% de los jóvenes sean incorporados en el sector privado, el 24% en el sector público y el 2% en organizaciones sociales.

“La prioridad en la ejecución de estos programas es atender la problemática migratoria. México realiza la coordinación entre autoridades hondureñas y mexicanas, así como con empresarios y cámaras de comercio e industriales, para llevar a buen fin los dos programas e identificar a los beneficiarios”, explicó el cónsul mexicano.

La Prensa