Diez mil lempiras le pagó a un primo para que matara a su esposa

El esposo de Mirna Larios la citó para ir a cenar, pero ya había planificado el asesinato con su primo, quien le disparó en la cabeza.

Humberto Cárcamo pagó para que Adonías Flores matara a su esposa en el centro de SPS.
Humberto Cárcamo pagó para que Adonías Flores matara a su esposa en el centro de SPS.

SAN PEDRO SULA.

Humberto Cárcamo Flores fue declarado culpable por el delito de parricidio en perjuicio de su esposa, pues le pagó 10,000 lempiras a su primo Adonías Flores Flores para que la matara en el centro de San Pedro Sula.

Con un video de cámaras del 911, declaraciones de testigos, actas de decomiso, análisis de vaciados telefónicos, la Fiscalía de Delitos contra la Vida logró probar que Humberto Cárcamo Flores planificó el crimen contra su esposa Mirna Aracely Larios Aguilera, a quien invitó a comer a un restaurante.

Afuera del lugar de comidas la esperaba Adonías Flores para dispararle.El hecho se produjo el 11 de agosto de 2017 en horas de la tarde entre la 3 avenida, 2 y 3 calles del barrio El Centro.

Para el 21 de febrero fue fijada la audiencia de individualización de la pena en la que la Fiscalía pedirá los años de prisión.

En el fallo dado a conocer por los jueces de la sala 5 del Tribunal de Sentencia afirmaron que con el video los agentes lograron identificar que Adonías Flores Flores y su primo Humberto Cárcamo Flores llegaron antes de cometer el asesinato al restaurante del centro de San Pedro Sula.

Luego Humberto se fue a traer a su esposa Mirna Aracely Larios y cuando iban caminando cerca del restaurante, Adonías Flores salió y le disparó. Ese momento también quedó grabado.

Después del crimen, Humberto Cárcamo llegó a la Policía a preguntar cómo iba la investigación, pero como ya habían identificado a su primo en el video, terminó confesando que le había pagado 10,000 lempiras para matar a su esposa porque tenía una relación amorosa con otra persona.

Antes de que fuera asesinada, Mirna Aracely Larios le envió un mensaje a una amiga en el que le decía “Mi amado me invitó a cenar con mis hijos”, con lo que los jueces dijeron en su fallo que el hombre planificó el crimen, por lo que es culpable a título de autor de parricidio.Los dos sujetos enfrentarán condenas de 20 a 40 años de prisión.

La Prensa