Honduras y OEA crean nuevo organismo anticorrupción

Firmarán nuevo convenio en el cual no está claro el papel de la Maccih.

El canciller Lisandro Rosales y el titular de la OEA, Luis Almagro, el 27 de diciembre.
El canciller Lisandro Rosales y el titular de la OEA, Luis Almagro, el 27 de diciembre.

TEGUCIGALPA.

Una misión del Gobierno de Honduras viajó ayer al mediodía a Washington para culminar las conversaciones con la Organización de Estados Americanos (OEA) en relación con la renovación del convenio de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (Maccih).

La delegación que viene teniendo conversaciones sobre el tema desde el pasado 27 de diciembre está compuesta por Ebal Díaz, ministro de la Presidencia; el asesor presidencial Abraham Alvarenga; Ethel Deras, titular de la Comisión de Bancos y Seguros (CNBS) y el canciller, Lisandro Rosales, entre otros.

La misión oficial viajó ayer al mediodía en el avión presidencial.Se informó que dos de los negociadores que quedaron en el país se integrarán este día a las conversaciones en Washington.

13
casos de corrupción fueron investigados y judicializados por los equipos integrados de la Maccih y la Ufecic en los últimos 3 años y aún quedan varias investigaciones en curso, algunas de ellas casi terminadas.

La mesa de diálogo que integran la OEA y el Gobierno se comprometió a presentar una propuesta a más tardar el viernes de esta semana, justo a 48 horas para que expire el mandato de la Maccih, el próximo domingo 19 de enero.

Las conversaciones se han venido manejando en el más completo secretismo a pesar de que se trata de un asunto de altísimo interés público que ha concitado el interés de la sociedad hondureña.

Diferentes sectores de la sociedad hondureña y de la cooperación internacional han abogado por la renovación íntegra del convenio de la Maccih y que no se debiliten sus atribuciones y que se fortalezca a la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic).

Nuevo convenio

Una fuente oficial de altísimo rango confió anoche a Diario LA PRENSA que se creará un nuevo convenio marco mediante el cual se dará vida a un nuevo organismo de transparencia y combate a la corrupción, integrado por diferentes instituciones del Estado y de la sociedad.

Entre los 10 pilares en los que se sustentará el nuevo convenio están el Fortalecimiento de la gobernabilidad democrática, transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión, financiamiento de organizaciones políticas y campañas electorales.

Además, prevención de la corrupción en obras públicas, contrataciones y compras públicas, cooperación jurídica internacional, combate al cohecho, al soborno internacional, al crimen organizado y al lavado de activos y recuperación de activos, así como fortalecimiento de los mecanismos interamericanos anticorrupción, cooperación en materia de seguridad pública, fortalecimiento del Sistema de Garantía de los Derechos Humanos y creación de un nuevo modelo penitenciario, así como de la administración de los centros de internamiento para menores infractores.

Claves
Este viernes 17 de enero, los negociadores de la OEA y del Gobierno de Honduras darán a conocer el nuevo acuerdo. El primer encuentro oficial fue a finales de diciembre.
El domingo 19 de enero próximo expira el convenio suscrito entre OEA y Gobierno de Honduras el 19 de enero de 2016 que dio vida a la Maccih.

Este nuevo organismo anticorrupción estará compuesto por el Ministerio Público, la Ufecic, el Tribunal Superior de Cuentas, la Corte Suprema de Justicia y otros operadores de justicia.

La fuente informó que el nuevo convenio obligatoriamente pasará por la aprobación del Congreso Nacional como manda la Constitución de la República.

Debido al secretismo con que se han manejado las negociaciones no está claro cuál será el papel y las atribuciones de la Maccih en este nuevo convenio de cooperación entre el Gobierno de Honduras y la Secretaría General de la OEA; pero todo apunta que quedará como un órgano de asesoría y acompañamiento al nuevo que se cree.

Las negociaciones se dan en medio de una situación de turbulencia e inestabilidad dentro de la Misión, tras las renuncia de la vocera interina Ana María Calderón, la cual fue aceptada por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.