El Pentágono confirma bombardeo iraní y promete contraataque

Autoridades estadounidenses informaron que Irán atacó dos bases estadounidenses en Irak.

Varios misiles impactaron en una base militar iraquí que alberga tropas estadounidenses./AFP.
Varios misiles impactaron en una base militar iraquí que alberga tropas estadounidenses./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El Pentágono confirmó este martes que más de una decena de misiles balísticos impactaron en las últimas horas en dos bases aéreas que albergan a tropas estadounidenses en Irak y aseguró que está claro que los misiles "se lanzaron desde Irán".

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, afirmó en un comunicado que todavía no está claro si ha habido víctimas y precisó que el ataque, una posible represalia de Irán por el asesinato del general Qasem Soleimaní, se produjo contra las bases de Al Asad y Erbil.

"Aproximadamente a las 5:30 pm (22H30 GMT) el 7 de enero, Irán lanzó más de una docena de misiles balísticos contra militares de Estados Unidos y fuerzas de coalición en Irak", dijo.

"Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y apuntaron a por lo menos dos bases militares iraquíes que albergan personal militar y de la coalición estadounidense en Al Asad y Erbil", agregó.

No hubo informes inmediatos de bajas en las bases.

El departamento estadounidense de Defensa anunció que está conduciendo una "evaluación preliminar de daños" y evaluando su "respuesta" al ataque.

El ataque se produjo en tres oleadas justo después de la medianoche, dijeron las fuentes.

Por su parte, Irán asumió la responsabilidad por el ataque cuando la televisión estatal informó sobre el lanzamiento de los misiles.



De acuerdo con PressTV -cadena iraní de información en inglés-, Irán "confirma haber atacado la base en Irak con decenas de misiles" y amenazó con "más respuestas devastadoras" en caso de cualquier reacción estadounidense.

Instalaciones militares utilizadas por tropas estadounidenses en Irak experimentaron unos 15 ataques con cohetes en meses recientes, pero nadie había asumido la responsabilidad por ellos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, fue informado del ataque y se mantiene en contacto con su equipo de seguridad nacional, de acuerdo con la Casa Blanca, mientras que medios estatales iraníes atribuyeron la agresión a los Guardianes de la Revolución de Irán.

En diciembre de 2018, Trump visitó junto a su esposa, Melania, la base aérea Al Asad, situada al oeste de Bagdad.

Vea: El poder militar de Irán y EEUU tras amenaza de "venganza"

Horas antes de conocerse del ataque, el gobernante estadounidense había descartado que planee sacar próximamente a las tropas de Irak y retiró su amenaza de atacar objetivos culturales iraníes, al comprometerse a "obedecer las leyes" internacionales en ese sentido.

"En algún momento queremos salir (de Irak), pero este no es el momento adecuado", subrayó Trump, al añadir que esa retirada "sería lo peor que le puede pasar a Irak" porque ampliaría la "presencia" de Irán en el país.

Estados Unidos tiene entre 5,000 y 6,000 militares en Irak, según distintas estimaciones, y el asesinato el pasado 3 de enero del general iraní Qasem Soleimaní en una operación del país en Bagdad ha aumentado la presión en el país árabe a favor de una retirada de las tropas internacionales.