El poder militar de Irán y EEUU tras amenaza de una "venganza"

Este comparartivo muestra la fuerza militar que tienen ambos países en caso de una guerra.

Irán lanzó una amenaza a Estados Unidos por la muerte del general Qasem Soleimani.
Irán lanzó una amenaza a Estados Unidos por la muerte del general Qasem Soleimani.

Redacción

La muerte del general iraní Qasem Soleimani, considerado un ataque sin precedentes y siendo este ordenado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha provocado una tensión militar entre ambas naciones.

La amenaza de vengar la muerte del segúndo hombre más poderoso de Irán ha levantado una serie de movilizaciones de combate en la región de Medio Oriente, una región famosa por ser conflictiva por el terrorismo y la injerencia extranjera.

Ante estas tensiones, Irán anunció que no cumpliría con las restricciones a su enriquecimiento de uranio en el marco del acuerdo nuclear de la era de Barack Obama.

En este comparativo se observa la fuerza que ambos países tienen ante una posible confrontación militar.

Trump presume sus fuerzas armadas

Donald Trump lanzó la advertencia a Irán señalando que, “tenemos 52 sitios iraníes en la mira”. Lo dijo luego de que el régimen teocrático de Irán amenazara con represalias por la muerte de Soleimani.

El presidente de los Estados Unidos no especificó cuáles eran esos sitios, pero no hizo falta. Advirtió que la respuesta de su país sería “desproporcionada” si Teherán tomaba alguna vida norteamericana.

Y este lunes hizo una demostración de poder militar absoluto. La base operativa F-35 de la Fuerza Aérea realizó el 6 de enero una “caminata masiva de elefantes”, lanzando 52 aviones de forma ininterrumpida.

Caminata de elefante” es un término utilizado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para la movilización de un avión militar justo antes del despegue, cuando están en formación cerrada.

El Active Duty 388th y Reserve 419th Fighter Wings realizaron el Ejercicio de Poder de Combate para demostrar “su capacidad de emplear una gran fuerza de F-35A” y probar la responsabilidad del personal, la generación de aeronaves, las operaciones en tierra, las operaciones de vuelo y la capacidad de combate, según un comunicado de la Base Aérea Hill, en Utah.