Retiran los cuerpos de menores muertos que dejó trifulca en Renaciendo

Dos de ellos murieron en una celda de Renaciendo y los otros dos dentro del Hospital Escuela.

Fotografías en vida de Harrison Fabricio Araujo, José Manuel González, Bredis Alexander Villarreal Alvarado y Jonathan Rolando Lagos Padilla.
Fotografías en vida de Harrison Fabricio Araujo, José Manuel González, Bredis Alexander Villarreal Alvarado y Jonathan Rolando Lagos Padilla.

Tegucigalpa, Honduras.

Esta tarde fueron retirados de la morgue capitalina los restos de Harrison Fabricio Araujo (16), José Manuel González (14), Bredis Alexander Villarreal Alvarado (14) y Jonathan Rolando Lagos Padilla (14), menores muertos luego de una pelea suscitada ayer por la noche en el Centro Renaciendo, ubicado en el Valle de Támara.

Los parientes de los cuatro jóvenes no pudieron controlar sus lágrimas y gritos de dolor ante la irreparable pérdida en mortal reyerta dentro de una de las celdas de Renaciendo.

La entrega de los cuatro cuerpos demoró porque familiares se tuvieron que movilizar para obtener la papelería requerida que constatara el lazo entre ellos y cada uno de los menores muertos.

-Control de Renaciendo-

José Coello, vocero de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), informó hoy que la reyerta se produjo cuando los menores eran ingresados a sus celdas, de pronto comenzaron a pelear con armas de fabricación casera y fue entonces cuando se reportaron muertos y heridos.

Dentro de una de las celdas de Renaciendo murieron dos de los atacados, mientras que los otros dos expireron tras ser trasladados al Hospital Escla Universitario (HEU).

Producto de lo suscitado, parientes de los menores llegaron al referido centro asistencial para exigir que las autoridades dieran respuestas a sus preguntas, la mayoría de ellas relacionadas al nombre de los muertos y heridos, así como la condición de salud.

-Medidas extremas-

Después de lo ocurrido, Omar Rivera, representante de la Sociedad Civil, dijo que la situación de las correccionales obliga a tomar medidas de emergencia para recuperar la gobernabilidad.

A su vez, manifestó que "la acción en contra de la delincuencia juvenil debe ir aparejada al diseño e implementación de programas sociales de atención a la niñez y juventud en condición de vulnerabilidad".