Guerra comercial revirtió tendencia alcista de los combustibles en Honduras

El 2018 vio el mayor aumento en el precio promedio de los carburantes de los últimos tres años

Aunque los precios en general han bajado, no lo han hecho tanto como subieron el año pasado.
Aunque los precios en general han bajado, no lo han hecho tanto como subieron el año pasado.

San Pedro Sula, Honduras

Las diferencias comerciales entre China y los Estados Unidos han terminado por tener un impacto positivo en el bolsillo de los consumidores hondureños.

Y es que el conflicto arancelario entre Washington y Pekín terminaron por reducir la demanda de crudo en el mercado internacional, lo que se refleja en el comportamiento de los precios de esta materia prima.

El mercado interno hondureño ha seguido en líneas generales la tendencia del mercado internacional y de hecho demuestra una relativa disminución general en los precios que los hondureños pagan por llenar su tanque de combustible.

En términos generales, la reducción es de 3.4% en el precio promedio de todos los combustibles. Entrando en detalles, la gasolina regular es el carburante cuyo precio promedio presenta el mayor retroceso, costando 4.2% menos por litro de lo que costaba en 2018.

Le sigue el diésel con una disminución de 3.1% por litro y más atrás viene la gasolina superior (premium) con una rebaja media de 2.9% por litro.

Este comportamiento se produce en momentos en los que el mercado hondureño de carburantes registra más alzas que bajas, pues hay combustibles que registran hasta 28 alzas a lo largo del año contra menos de 20 rebajas.

La diferencia está en que las alzas, aunque más numerosas, han sido más pequeñas, en tanto que las rebajas, aunque menos frecuentes, han sido más fuertes. A modo de ejemplo, la gasolina superior promedió una rebaja de 1.82 lempiras por galón entre enero y noviembre, mientras que en mismo período, el alza promedio fue de solo L0.23.

Fluctuaciones de precios

El asesor de la industria petrolera, Mario del Cid explica que, al igual que los precios del crudo, la tendencia alcista se mantuvo desde comienzos del año hasta el mes de abril, mes en el que la tendencia comenzó a revertirse a la baja y desde entonces se han mantenido con fluctuaciones moderadas durante los últimos seis meses.

Del Cid agrega que la tensión comercial ha sido tal que el mercado incluso ha resistido los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) por incrementar los precios del crudo, pero estos han fracasado debido las expectativas de reducción de la demanda.

2018, el año más caro

Aunque los precios registran una reducción general, estos todavía están muy lejos de los que se pagaban en 2017.

Esto se debe al considerable incremento que los precios de los combustibles registraron en 2018.De hecho, en el punto más alto de la espiral alcista, en el mes de octubre, el galón de gasolina superior sobrepasó los 100 lempiras por galón.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, el precio promedio aumentó 13.1% con respecto a lo que se pagaba el año anterior.

Individualmente el diésel fue el más afectado, pues en 2018 registró un incremento de precio de 17.3% con respecto a 2017, situación que, aunque se ha moderado este año, todavía registra un incremento de 13.8% en el precio del diésel con respecto al que se pagaba en 2017.

En términos generales, los precios de 2019 son 9.3% más altos que hace dos años, pero han subido menos de lo que lo hicieron de 2017 a 2018.

En este punto Del Cid hace notar otros dos factores que afectan el comportamiento de los precios. “Hay que tomar en cuenta el factor del deslizamiento de la moneda. El precio del dólar en 2017 era menor al actual”, dice el asesor, quien agrega que la demanda de combustible del mercado hondureño aumenta año con año. “Cada vez hay más vehículos”, dice Del Cid.

Comportamiento a futuro

En un mercado tan fluctuante como el de los carburantes, es muy difícil hacer predicciones a futuro sobre su comportamiento, pero el experto considera que mientras se mantenga el conflicto comercial chino-estadounidense, las expectativas de demanda se mantendrán bajas, provocando una estabilización de precios.

A este respecto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes en Londres que no tiene prisa por cerrar un acuerdo comercial con China y admitió que ese pacto puede esperar hasta después de las elecciones en su país en 2020.


"De algún modo es mejor esperar hasta después de las elecciones para el acuerdo con China. Pero ellos quieren hacer ahora el acuerdo", declaró Trump a los medios, en la cumbre de la Otan celebrada en la capital británica.

Trump resaltó que EEUU va "muy bien" a raíz de esta guerra comercial con China, una crisis que ha recortado las perspectivas de crecimiento económico global.