Fiscalía de EEUU pide sentencia de 87 meses para otro socio de los Valle

José Adalid Amaya Argueta fue extraditado el pasado 26 de abril

El caso de Amaya se desarrolla en la Corte Federal para el Distrito Este de Virginia, en los Estados Unidos.
El caso de Amaya se desarrolla en la Corte Federal para el Distrito Este de Virginia, en los Estados Unidos. / Foto: Twitter

Virginia, Estados Unidos

La fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito Este de Virginia se pronunció esta semana sobre la sentencia que solicita para el extraditado narco hondureño José Adalid Amaya Argueta, socio y del cártel de los hermanos Valle Valle, con quienes estaba además emparentado por el matrimonio de su hermana con uno de los citados narcohermanos.

Amaya fue extraditado por las autoridades hondureñas a los Estados Unidos en abril de este año, acusado por cargos de narcotráfico. A este respecto, la fiscalía recomendó el jueves que el tribunal dicte una sentencia de 87 meses, equivalentes a siete años y tres meses.

La fiscalía basa su recomendación en el hecho de que Amaya de declaró culpable de los delitos que se le imputaron, estableciendo que el hondureño traficó al menos 50 kilogramos de cocaína, pero menos de 150, por lo que los fiscales apuntan al extremo más bajo del rango de sentencia aplicable al caso y que puede llegar hasta un máximo de 108 meses (equivalentes a 9 años).

En la reseña presentada, los fiscales señalan que Amaya y otros miembros del cartel traficaron droga desde Honduras hacia los Estados Unidos durante un período de unos cuatro años, entre 2010 y 2014, a través de “correos humanos” (mulas) y oculta en artículos como zapatos, marcos de cuadros y el equipaje que los participantes llevaban cuando viajaban a los Estados Unidos en vuelos comerciales.

Producto de esta actividad, precisa la fiscalía, Amaya recibió al menos 54 transferencias electrónicas de dinero, totalizando un aproximado de 51,663 dólares.

José Adalid Amaya(800x600)
José Adalid Amaya fue extraditado el pasado 26 de abril.

Los lineamientos de sentencia expuestos en la legislación estadounidense prescriben que esta “refleje la seriedad de la ofensa, promueva el respeto a la ley, provea justo castigo por la ofensa (y) permita una adecuada disuasión de la conducta criminal”.

Otros objetivos de la sentencia incluyen proteger a la sociedad de esta clase de delitos y proveer a al acusado con el tratamiento correccional necesario.

El última instancia, la sentencia debe abordad la necesidad de evitar “disparidades injustificadas de sentencias entre acusados con registros (criminales) similares que han sido hallados culpables de una conducta similar”.

A manera de precedente, los fiscales presentan el caso de José Raúl Amaya, hermano del acusado, quien fuera sentenciado en octubre de 2016 a una sentencia similar a la propuesta, la que a su vez coincide con las sentencias recibidas por casos como los de Óscar Arnulfo Díaz, sentenciado en octubre de 2015 y, más recientemente, el de Dirlo Nolasco Argueta, sentenciado el pasado 25 de octubre.

El documento fue presentado en nombre de G Zachary Terwilliger, fiscal federal de los Estados Unidos ante Liam O’Grady, el juez asignado al caso.

La sentencia de José Adalid Amaya está prevista a pronunciarse el próximo viernes 6 de diciembre.