Trump encarga a su yerno Jared Kushner la construcción del muro

La construcción del muro en la frontera con México se estancó en los últimos meses.

Jared Kushner e Ivanka son asesores presidenciales de Trump./
Jared Kushner e Ivanka son asesores presidenciales de Trump./

Washington, Estados Unidos.

A menos de un año de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Donald Trump busca acelerar la construcción del muro en la frontera con México para evitar el paso de inmigrantes a EEUU y cumplir así su promesa estrella durante la campaña de 2016.

Tras la férrea oposición del Congreso de mayoría demócrata para liberar los fondos para la construcción, el magnate decidió asignar el gigantesco proyecto a su yerno y asesor, Jared Kushner, esposo de la hija favorita del magnate, Ivanka Trump.

Según informó el Washington Post, Kushner ya comenzó a dirigir reuniones con los contratistas que ejecutan la obra y supervisa la utilización de los fondos.

Trump busca que se concluya la construcción de las primeras 400 millas de la barrera en Arizona, California y en Texas, en la zona de Laredo y de El Paso, antes de las elecciones presidenciales de 2020.

El muro fronterizo ha sido desde la llegada a la Casa Blanca, una fuente de frustración casi diaria para el exmagnate del sector inmobiliario.

Pero en los últimos meses, Trump ha podido encontrar algunas razones de satisfacción sobre ese tema.

A comienzos de septiembre, el Departamento de Defensa liberó 3,600 millones de dólares para la construcción de 280 km de muro.

Vea: Trump ordena iniciar deportación de solicitantes de asilo a Honduras en enero

Para lograrlo, decidió "posponer" 127 proyectos para la construcción y modernización de locales militares en Estados Unidos y en el extranjero previstos en su presupuesto de 2019.

Kushner, junto a su esposo Ivanka, son asesores presidenciales de Trump. Magnate inmobiliario al igual que su suegro, Kushner pidió al mandatario que renegociara el TLCAN con México en lugar de eliminarlo como había amenazado.

El yerno del presidente también lo convenció para que dejara de lado su lema de que México pagaría por el muro, un tema que había causado tensiones en la relación con el Gobierno de Enrique Peña Nieto y su sucesor, Andrés Manuel López Obrador.