Movimiento de expresidente Porfirio Lobo no irá a convención del Partido Nacional

El exmandatario dijo que su movimiento ganará las elecciones internas del Partido Nacional.

El expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa durante una comparencia pública como representante de su movimiento 'Todos por el cambio'.
El expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa durante una comparencia pública como representante de su movimiento 'Todos por el cambio'.

Tegucigalpa, Honduras.

El expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) realizó este martes un mitin político por el movimiento -que él encabeza- “Todos por el Cambio” y afirmó que no participará en la convención del Partido Nacional programada para desarrollarse el fin de semana en Danlí, El Paraíso.

"El Partido está en manos de una cúpula que está subordinada al presidente Hernández (...) Vamos a ganar las elecciones internas", señala el exmandatario Porfirio Lobo.

LEA: "Todos por el cambio", la nueva propuesta política de Porfirio Lobo Sosa

Agregó que "la unidad del partido se hará en las urnas, garantizando que no hay manipulación. Que se investigue en todos los campos a todos, este gobierno debe ser criticado porque se ha alejado de los principios partidarios".

El exmandatario criticó a su correligionario y actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, de quien dijo "se ha alejado de los principios partidarios”.

"Muy bien que el Partido Nacional luche, porque la unidad se va a construir en las urnas", concluyó el expresidente Lobo.

Antecedentes

En junio de este año, el expresidente Lobo oficializó su movimiento político interno en el gobernante Partido Nacional, "Todos por el cambio", para luchar contra "el oficialismo".

"Honduras necesita que todos vayamos por el cambio porque la situación es intolerable", subrayó en ese momento Lobo al presentar oficialmente su movimiento en un acto en su vivienda, cerca de Tegucigalpa.

El nuevo movimiento que pregona Lobo, también dentro del Partido Nacional que lleva tres períodos consecutivos en el poder, "no es oficialista" y "va a luchar para sacar a los que están violentando nuestros principios", prometió el expresidente.