Daño ambiental es irreversible si no se tratan las aguas: Plan Maestro

Se busca convertir a SPS en una ciudad inteligente en un proceso de 25 años.

DATO. El crecimiento acelerado también exige mayor demanda de servicios, sobre todo en el noroeste.
DATO. El crecimiento acelerado también exige mayor demanda de servicios, sobre todo en el noroeste.

San Pedro Sula.

El Plan Maestro de Desarrollo Municipal establece como urgente la atención al tratamiento de aguas residuales en el municipio para evitar un daño ambiental irreversible.

LA PRENSA tuvo acceso al resumen ejecutivo del plan elaborado por el consorcio Ibis de R.L. de C.V., Felipe Ochoa y Saybe y Asociados, que dedican una parte a la importancia del entorno natural en el Valle de Sula.

De acuerdo con el documento, el tema requirió investigaciones profundas para entender el balance de los ecosistemas locales y apreciar la alta vulnerabilidad de estos a las crecientes presiones derivadas de la urbanización y del uso descontrolado de los recursos naturales.

Los encargados de elaborar el plan destacan la importancia de proteger los recursos hídricos del municipio. “El agua potable proviene de dos fuentes principales: un sistema de 75 pozos de agua potable con una producción estimada al momento de la preparación del plan de 2,482 litros por segundo y agua superficial de los ríos Santa Ana, Piedras, Zapotal, quebrada La Primavera y río Manchaguala, en la zona de Cofradía, que cuentan con una producción conjunta de agua tratada de 1,325 litros por segundo.

En el plan se considera urgente la atención al tratamiento de aguas residuales.

“En San Pedro Sula, la gran mayoría de las aguas del alcantarillado sanitario no reciben tratamiento y son descargadas al canal Sunseri y a los ríos Bermejo y Sauce, así como las aguas residuales en el sector Cofradía, que se vierten al río Chamelecón”, expresa el informe.

LEA: Ministerio Público investiga por qué no tratan las aguas residuales

Conforme a lo establecido en el plan, algunas urbanizaciones con sistemas independientes tienen sus propios sistemas de tratamiento de aguas residuales, pero el monitoreo y control de descargas debe ser mejorado.

Recuerdan que los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario que se brindan en el municipio se prestan a través de un contrato de concesión, cuyo período termina en 2031. Pero recomiendan que es importante atender la construcción del sistema de recolección y tratamiento de las aguas residuales del municipio, cuyos planes son construir plantas en Chotepe, y Cofradía para evitar un deterioro ambiental agudo e irreversible.

Este esfuerzo debe ir aparejado del adecuado diseño y construcción de colectores de aguas lluvias que permitan minimizar el impacto de las mismas sobre las áreas de asentamiento y fortalecer la resiliencia del municipio ante eventos meteorológicos extraordinarios.

“El río Blanco está siendo afectado por las descargas de aguas residuales crudas”

A juicio de la ambientalista Diana Betancur, el tratamiento de aguas es una urgencia, pero también se debe atender lo que está ocurriendo en el bordo de río Blanco. Destacó que el río Blanco constituía el cuerpo natural de agua menos impactado de la ciudad, pero hay daños causados por los depósitos masivos de escombros de construcción y de basura en general que están rellenando ambos bordos y, por ende, reduciendo la capacidad de transportar agua.

Además, las descargas de aguas residuales crudas de los asentamientos irregulares en el bordo izquierdo y de algunas industrias, así como descargas de aguas lluvias altamente contaminadas.

lg-diana bentacur-261119(800x600)
Experta. La ambientalista Diana Betancur