Más noticias

Desde 2001 a la fecha van 81 comunicadores asesinados en Honduras

La oficina de Derechos Humanos de la ONU en Honduras denunció este viernes el asesinato del comunicador Buenaventura Calderón y pidió justicia.

VER MÁS FOTOS
Algunos rostros de periodistas asesinados de diferentes maneras en Honduras.
Algunos rostros de periodistas asesinados de diferentes maneras en Honduras.

San Pedro Sula, Cortés.

Con el asesinato de Buenaventura Calderón y su esposa la noche del 31 de octubre en Puerto Lempira, Gracias a Dios, ya suman 81 los comunicadores muertos de manera violenta desde 2001 a la fecha en Honduras, informó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A través de Twitter, la oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras, lamentó "el asesinato del comunicador social y dirigente del Partido Libertad y Refundación (Libre), Buenaventura Calderón y su esposa Maribel Bolian".

Buenaventura, quien tenía un programa en una radio local, y su esposa, ingresaban a su casa cuando desconocidos les dispararon desde un vehículo por causas aún desconocidas.

Lea también: Presidente de Honduras califica de "buena noticia" prórroga de TPS

Derechos Humanos añadió que el comunicador era beneficiario de medidas del mecanismo nacional de protección como directivo de la no gubernamental Plataforma Nacional de Incidencia Indígena de Honduras.

-Un llamado-

El ente de Naciones Unidas instó a las autoridades a "investigar de manera pronta y efectiva" para dar con los responsables del crimen.

Según organismos de Derechos Humanos, un total de 81 periodistas, comunicadores, propietarios y empleados de medios de comunicación han sido asesinados desde 2001 en Honduras.

La ONU puntualiza que más de 90% de los asesinatos en Honduras están en la impunidad pese a haberse creado un mecanismo de protección de periodistas, defensores de derechos humanos y abogados, integrado por representantes del Gobierno y miembros de la sociedad civil.

victims.1(1024x768)
Familiares de las víctimas han exigido justicia en reiteradas ocasiones.