Más noticias

"Hijos míos...No sé cómo voy a poder vivir sin ustedes": madre de menores envenenados por su padre

El hombre de 30 años tomó una fatal decisión por los celos.

Hace dos años, Yohana Maradiaga (de 27), la mamá de los niños, se fue a trabajar a España.
Hace dos años, Yohana Maradiaga (de 27), la mamá de los niños, se fue a trabajar a España.

CHOLUTECA.

Un despechado hombre tomó la fatal decisión de envenenar a sus tres hijos y luego quitarse la vida porque creyó que su esposa lo había engañado en España.

Óscar Efraín Blanco (de 30 años) se cegó por los celos y causó una tragedia. La comunidad de La Fortuna, en El Corpus, Choluteca, está consternada.

Los menores son Óscar Eduardo Blanco (de 11), Maynor Josué Blanco (de 9) y Óscar Efraín Blanco (de 6). El padre de los niños les dio de beber unas malteadas a la que les agregó un herbicida.

El veneno hizo efecto y los tres menores fallecieron en la cama.Minutos después, el hombre se tomó la malteada y se desplomó sobre sus hijos ya muertos en la cama. Minutos antes les puso llave a las puertas de su casa de habitación para que nadie pudiera entrar.

Motivos

Hace dos años, Yohana Maradiaga (de 27), la mamá de los niños, se fue a trabajar a España. Óscar hipotecó un terreno para darle el dinero a ella y que se pudiera ir. Otros familiares también le ayudaron a reunir dinero para el viaje, según contaron.

El viernes pasado, una vecina de la comunidad le mostró a Óscar una fotografía en la que salía Yohana con otro hombre. Le dijeron que al parecer hace tres meses se había casado con otro. Esa información fue publicada por una tía de Yohana que la etiquetó en Facebook y quien también reside en España.

Al enterarse de eso, el hombre se enfureció. Carlos Maradiaga, abuelo materno de los niños, dijo que Óscar era un hombre violento y muy celoso y que varias veces agredió a su hija; no obstante, se asombra de lo que hizo porque era muy cariñoso y atento con sus hijos. Don Carlos aseguró que su hija no se ha casado y que sigue soltera, que “todo es una vil mentira”.

Reconoció que los familiares de Óscar lo llamaron para decirle que él había comprado un veneno. Confesó que se confió a pesar de que le dijo: “Lo que su hija me hizo le va a doler hasta el último rincón de su corazón”. Los menores fueron velados en la casa de los abuelos maternos en La Fortuna.

Dolor. En su Facebook, la mamá de los pequeños posteó: “Hijos míos, me dejan un vació enorme en mi corazón. No sé cómo voy a poder vivir sin ustedes, mi vida sin ustedes no será la misma. Qué voy a hacer sin ustedes cuando regrese y saber que nunca los volveré a ver. Y el dolor tan grande que siento es no poder estar a su lado. Sin ustedes para qué quiero salir adelante. No soporto este dolor que siento”.

zc-muertosFamili2-061019(800x600)
Comunidad. Luto y dolor se vivió en el velatorio de los tres menores envenenados por su padre.