Más noticias

Las declaraciones más impactantes que brindó "El Rojo" en el juicio de Tony Hernández

El exnarco hondureño dio explosivas declaraciones en el juicio de Tony Hernández, aseguró sobornos a políticos, asesinatos y tráfico de drogas.

El Rojo ha sido el primero de cinco narcotraficantes que declararán en el juicio de Tony Hernández.
El Rojo ha sido el primero de cinco narcotraficantes que declararán en el juicio de Tony Hernández.

Redacción AFP y EFE

El testigo cooperante de la fiscalía Víctor Hugo Díaz Morales, alias "El Rojo", preso en Nueva York desde hace 17 meses por narcotráfico, también relató que con ayuda de Tony Hernández envió a Estados Unidos unos 140.000 kilos de cocaína durante 12 años, de 2004 a 2016.

En el segundo y tercer día, El Rojo brindó explosivas declaraciones en el juicio de Tony Hernández que han causado eco en los principales medios de comunicación de Honduras y el mundo:

Las declaraciones de El Rojo

- Tony Hernández, que fue diputado de 2014 a 2018, daba al Rojo "información de los retenes policiales e investigaciones relacionadas con el narcotráfico" en Honduras, contó el testigo, así como detalles de operaciones navales antidroga, para evitar incautaciones y arrestos. A cambio, recibía de 5.000 o 10.000 dólares por cada advertencia.

- El Rojo, que dijo haber participado en 18 asesinatos, contó que el acusado (Tony Hernández) acudía a las reuniones sobre tráfico de cocaína armado con una pistola y a veces con un fusil de asalto.

- En una reunión en 2005 en la finca de otro narco, Antonio Santos, el Rojo contó que Tony Hernández le pidió 40.000 dólares y "dijo que el pago sería (...) para la campaña de elección que estaba siendo sostenida por el hermano de él, Juan Orlando Hernández, para diputado de la República".

- El Rojo relató que Tony Hernández se alió con un narco colombiano, "El Cinco", para fabricar cocaína en un laboratorio en Colombia, y que el acusado le contó que a la droga "le pondrían las iniciales del acusado, TH, similar al logo de la marca Tommy Hilfiger".

- El narco Víctor Hugo Díaz Morales, más conocido como "El Rojo", contó que tras el pago de esos 100.000 dólares volvió a ofrecer más sobornos para Juan Orlando Hernández, que quería presidir el Congreso.

- "El acusado Tony Hernández me dijo que si fuese necesario él me lo hacía saber, ya que le estaban colaborando en estos sobornos Alex Ardón, 'Chande', exalcalde de El Paraíso; Leonel Rivera y su hermano Javier Rivera y también el diputado Rodolfo Irias Navas", dijo El Rojo al jurado.

- El Rojo también dijo que pagaba a Tony Hernández para que no trasladaran a policías corruptos que protegían el tráfico, y que el acusado vendió a un policía corrupto municiones del ejército nacional de Honduras destinadas luego a narcotraficantes.

- Víctor Hugo Díaz Morales participó en el asesinato de 18 personas y está preso en Nueva York desde hace 17 meses. Dijo que disparó a su propia esposa en la cara y ordenó el asesinato de la hija de un narco rival (se supone que se trata de Don H), de tres años. Un inmenso "¡Ooh!" colectivo se escuchó en la sala.

- En las últimas declaraciones de El Rojo confesó no dijo de sus interacciones entre Tony y Juan Orlando Hernández, porque ellos tienen total poder en Honduras, dijo tener miedo.

¿Quién es El Rojo?

Víctor Hugo Díaz Morales, El Rojo, fue capturado el cuatro de marzo de 2017 cuando transitaba por la zona 10 de la ciudad de Guatemala.

El Rojo era querido por la Corte Distrital Sur de Nueva York desde el 31 de octubre del 2015 y es sindicado de los delitos de “conspiración para importar dentro de los Estados Unidos y dentro del territorio aduanero de los Estados Unidos desde un lugar fuera de los mismos, cinco kilogramos o más de mezclas y sustancias que contienen una cantidad perceptible de cocaína”.

El Rojo era el contador de Héctor Emilio, alias Don H, narcotraficante extraditado y condenado a cadena perpetua por EEUU.

El Rojo y otro presunto narcotraficante identificado como Wilter Nepatly Blanco Ruis, y quien está preso en Costa Rica, son considerados “los eslabones perdidos” que las unidades contra el narcotráfico buscaban para “desbaratar una mega estructura que administra el narcotráfico en Honduras”.