Más noticias

Douglas Martínez sobre su llamado a la selección: "No me lo podría creer, esto es lo máximo"

El delantero hondureño habló en Exclusiva sobre su llamado a la Bicolor para los duelos ante Trinidad y Tobago y Martinica.

Douglas Martínez cuenta con 22 años de edad  y se mostró feliz de ser llamado a la Bicolor.
Douglas Martínez cuenta con 22 años de edad y se mostró feliz de ser llamado a la Bicolor.

Utah, Estados Unidos

El delantero hondureño del Real Salt Lake de la MLS, Douglas Martínez, ha recibido con mucha alegría su convocatoria a la Selección de Honduras en donde la Bicolor se enfrentará a Trinidad y Tobago y Martinica por la Liga de Naciones de Concacaf.

Su presencia en este proceso le permite al atacante cerrar un círculo que arrancó en Isleta Central, Colón, pueblo donde soñó portar la H en el pecho y la número 9 en su espalda en honor a su ídolo Carlos Pavón.

Ver: Los horarios de los partidos de Honduras en la Liga de Naciones

El goleador de cada uno de los procesos nacionales de la Bicolor está listo, con la bendición del técnico Fabián Coito y Maynor Figueroa para saltar en escena con la mayor.

Me siento bendecido, es un honor que en un país con 9 millones de habitantes se me incluya en una lista de tan solo 23 jugadores, tan solo saber eso te llena de orgullo, portar esa camisa, defender los colores nacionales es algo que no tiene precio, es un sentimiento que ha crecido conmigo", declaró en exclusiva a Diario LA PRENSA.

Y añadió: "Desde que arranqué en cada uno de los procesos de selecciones menores antes, era lo máximo estar convocado, imagínese cómo me siento ahora que estoy con la mayor”-

El pasado lunes se brindó la lista oficial a los medios de comunicación, los futbolistas reciben la notificación con mucha anterioridad, por lo que le consultamos al goleador del Real Monarchs en la actual temporada, cómo recibió la confirmación de su participación en este proceso eliminatoria de la Bicolor, que bajo el mando de FabiánCoito representará su debut en este tipo de escenarios.

“Me di cuenta hace dos semanas, la verdad es que me puse nervioso, no me lo podía creer y me repetía a mí mismo con emoción: “No puede ser, es que no puede ser”, siempre quise estar en la mayor, inclusive de niño antes de agarrar un equipo deseaba ser seleccionado, mi mamá confiaba que alcanzaría este objetivo, me repetía que trabajara y que escalón tras escalón me acercaría al objetivo”, aseguró.

La espera de dos semanas hasta la confirmación ¿Como las vivió?

Muy tranquilo, sin ansiedad, dejé que todo fluya, viviendo el día a día, sin pensar mucho en ello, no quería meterme presión extra, porque así es más difícil que te salgan las cosas, no puedo decir que ha sido una larga espera, porque también hay que prepararse y competir dentro del club diariamente.

¿Cuáles son sus expectativas, tomando en cuenta el mayor grado de competencia y responsabilidad?

Voy a la Selección con el único objetivo de crecer, crecer y crecer, iré a trabajar muy duro, voy con la idea de aumentar mi nivel de juego con las enseñanzas del profe y la competencia con los compañeros, tanto a nivel de clubes y selección debo verme bien, estar listo, no parar el trabajo, estar enfocado, esos son los requisitos que me he puesto para cumplir lo que quiero.

La confianza del seleccionador hacia figuras jóvenes como usted, ¿Cómo lo toma ahora que le ha convocado a la mayor?

Me gustaría primero referirme a él como persona, me parece que es un excelente ser humano, no solo se ocupa de lo futbolístico, te da consejos sobre la vida personal de uno, está abierto siempre para platicar.

Como entrenador pasa muy atento de los errores que cometemos y los corrige, los jóvenes hemos venido haciendo las cosas bien, le hemos cumplido, confía en nuestras habilidades, sé que muchos futbolistas de esa sub 23 están en lista de espera para hacer el salto a la mayor.

Usted es un jugador de procesos, prácticamente se ha formado en el seno de la Selección Nacional de Honduras, ¿Cómo se sentirá ese día que se una a los entrenamientos con los mejores del país?

No sentiré presión alguna, al llegar allí me sentiré orgulloso de mi mismo, feliz de ver como los sueños se cumplen, desde que era un niñito trabajé por esto; alcancé mi meta, yo nunca soñé con jugar en el extranjero, llegar a primera división, deseaba dedicar mi carrera a la Selección nacional, para mí esto es lo máximo y espero que al llegar poder tener la confianza, apoyo y respeto de todo el grupo, está claro que trabajaré por ello.

Maynor Figueroa, el capitán de la Bicolor fue el primero en felicitarle y hacerle sentir bienvenido, pese a que no se han reportado a la concentración, ¿Nos podría compartir esa experiencia?

Eso me tiene muy contento, no es todos los días que hablas con el capitán de la Selección, sus palabras me generaron mucha confianza, me sentí muy nervioso, porque nunca había tenido la oportunidad de hablar con él, conversamos después del juego entre Salt Lake y el Dynamo y me sentí bien, agarré confianza y fue irreal hablar con el motor de la Selección.

SU ÍDOLO

En su natal Isleta central y en la Standard Fruit Company, Douglas Martínez creció idolatrando a Carlos Pavón, él solo soñaba con ser como la Sombra Voladora, vestir la camiseta número 9, marcar goles como el máximo artillero de la H, en su mundo no había nada mejor que el ex delantero de Real España y se veía emulando sus pasos con la insignia de la Bicolor en el pecho.

“Cada vez que se jugaba la eliminatoria íbamos con mi mamá a la Standard Fruit Company a ver los partidos en pantalla gigante, ella sabía que yo necesitaba ver a la Selección y a Carlos Pavón, nos sentábamos con todos los empresarios de la compañía, él era mi ídolo, él lo sabe muy bien e inclusive cuando tuve una camisa de Honduras, yo mismo le dibujaba el numero 9 y le ponía su apellido”, confirmó entre risas Douglas Martínez.

La admiración por la sombra voladora era absoluta, ahora tendrá la oportunidad de emularlo en la Bicolor, consciente que es una labor titánica, sin embargo, el en muchos momentos tuvo el sueño de estar en la posición de Pavón, la oportunidad ha llegado y el desea hacer lo máximo con lo que ha trabajado toda su vida.

Mi admiración era tal, que mi madre me compró una camisa del Real España y sin ser seguidor de ese club me la puse, pero antes le dibujé el numero 9 y le escribí en toda la espalda su apellido, siempre fue mi ídolo, siempre quise ser como él, hacer lo que él hacia y ahora estoy en la Selección con la oportunidad de jugar en la posición de mi ídolo”, concluyó Douglas Martínez.