Más noticias

Guatemala: descubren un laboratorio de droga y una plantación de cocaína

El descubrimiento fue en el departamento de Izabal, donde está decretado un Estado de sitio.

VER MÁS FOTOS
El hallazgo de este 'laboratorio clandestino para la elaboración de droga' tenía 'insumos y aparatos' para su producción, informaron autoridades.
El hallazgo de este 'laboratorio clandestino para la elaboración de droga' tenía 'insumos y aparatos' para su producción, informaron autoridades.

Guatemala.

Las autoridades guatemaltecas localizaron este jueves un laboratorio de droga en el departamento caribeño de Izabal, donde está decretado un "Estado de sitio", y una plantación de cocaína.

El Ministerio Público, que está procesando la escena bajo el resguardo del Ejército y de la Policía Nacional Civil, indicó que el hallazgo de este "laboratorio clandestino para la elaboración de droga" tenía "insumos y aparatos" para su producción.

Además, localizaron una plantación de 138,240 plantas de cocaína en un terreno de 6,912 metros cuadrados, para la cual ya se coordinó "fungicida" y así destruirla.

Las diligencias de la Fiscalía supuestamente continuarán en esta área este viernes con apoyo militar y policial.

El departamento de Izabal fue declarado en "Estado de sitio" por el Gobierno, junto a municipios de otros cinco departamentos, la semana pasada, después de que una brigada de la marina supuestamente fuera emboscada por un grupo de narcotraficantes, dejando 3 soldados muertos, 5 heridos y uno ileso.

Coca.258(1024x768)
Agentes antinarcóticos de Guatemala localizaron una plantación de arbustos de coca.

La emergencia, que fue aprobada por el Congreso el pasado sábado y que estará en vigor por al menos 30 días, busca combatir, según las autoridades, la proliferación de los grupos del narcotráfico en el noreste del país.

El artículo 16 de la Ley de Orden Público señala que el Ejecutivo puede decretar el estado de sitio por actividades "terroristas, sediciosas o de rebelión" que pretendan cambiar por medios violentos las instituciones públicas o cuando hechos graves "pongan en peligro el orden constitucional o la seguridad del Estado".

También cuando se registran o se tengan "indicios fundados" de que se van a producir "actos de sabotaje, incendio, secuestro o plagio, asesinato, ataques armados contra particulares y autoridades civiles o militares u otras formas de delincuencia terrorista y subversiva".

Durante el estado de sitio, todas las autoridades y entidades estatales están obligadas a prestar a la autoridad militar "el auxilio y cooperación que les sean requeridos, dentro de la esfera de su competencia".

Esta situación le permite a la autoridad militar, según el artículo 19 de la misma norma, "intervenir o disolver sin necesidad de prevención o apercibimiento" cualquier grupo, ordenar sin necesidad de mandamiento judicial o apremio la detención o confinamiento de cualquier persona, y repeler o reprimir por los medios "preventivos, defensivos u ofensivos que fueren adecuados" cualquier acción.

Además, restringe derechos del ciudadano como la libertad de acción, la libertad de locomoción y manifestación, el derecho a la reunión o la portación de armas, entre otros.

Guatemala integra junto a Honduras y El Salvador el llamado Triángulo Norte centroamericano, considerado una de las zonas más pobres y violentas del mundo tanto por el aumento del narcotráfico y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como por la debilidad de las instituciones estatales y el accionar de las pandillas.

Durante 2017, el 90 por ciento de la cocaína que llegó al mercado de Estados Unidos, el mayor consumidor de esta droga en el mundo, pasó por el corredor centroamericano, según el informe anual del Gobierno estadounidense sobre narcotráfico en el mundo.

En los últimos tres años, de acuerdo con las estadísticas oficiales de Guatemala, se realizaron incautaciones récord de esta droga, llegando en 2016 a los 12,818 kilos, un año después a los 13,659 kilos y en 2018 a los 16,829.