Más noticias

Celebran recreovía en frontera con El Salvador

Niños de ambas naciones celebraron y compartieron los juegos y vivencias en una jornada especial.

El evento fue en el marco de entrega de la antorcha centroamericana de la paz
El evento fue en el marco de entrega de la antorcha centroamericana de la paz

Tegucigalpa, Honduras.

En el marco que Honduras y El Salvador se iluminan con la antorcha de la paz y libertad por el 198 aniversario de Independencia se realizó ayer la primera recreovia internacional, la cual llevó un espacio de sana diversión a niños y niñas en la frontera entre ambos países.

El Programa Presidencial Recreovías es impulsado por el Presidente de la Republica, Juan Orlando Hernández y coordinado por la Dirección Nacional de Intervención Social, (DINIS).

El programa es ejecutado por instituciones de Estado, gobernaciones departamentales, alcaldías municipales y Fusina, entre otros.

comple3-080919(800x600)
En la celebración de la Independencia, los trajes típicos engalanaron los bellos infantes de Funjavi.

A través del Programa Presidencial Recreovías, el Gobierno promueve y garantiza la recreación como un derecho humano, impulsando una cultura de paz, convivencia social y sobre todo en este solemne evento de unidad entre ambos países.

Según estudios, Honduras es el primer país en el continente en ejecutar con éxito este programa presidencial de forma sistemática y permanente, el cual ha llegado a los 18 departamentos a nivel nacional. Miles de niños, jóvenes y adultos han disfrutado de alegría, merienda, payasitas, juegos tradicionales y solidaridad con los pequeños menos favorecidos en zonas vulnerables.

Actualmente se han ejecutado desde el 2014 un total de 913,570 recreovías en todo el país.

Con estas actividades se ha logrado fomentar la amistad de los niños y jóvenes, la unidad familiar y devolver la paz y la confianza a los vecinos para que puedan usar sin temor las vías públicas.

JF fotorreportaje 080919 (3(800x600)
La Bandera Nacional encabezó el desfile y fue cargada por dos pequeñines cadetes de la Fundación Javier.