Más noticias

Miles huyen de la devastación que dejó Dorian en Bahamas

Las autoridades han confirmado 43 muertos debido al paso del huracán.

Dorian tocó tierra anoche al sur de Halifax, en la provincia canadiense de Nueva Escocia.
Dorian tocó tierra anoche al sur de Halifax, en la provincia canadiense de Nueva Escocia.

Bahamas.

Miles de bahameños que lo perdieron todo tras el paso del devastador huracán Dorian intentaban ayer escapar de las islas más afectadas, donde la tormenta dejó al menos 43 muertos, una cifra que las autoridades esperan aumente “significativamente”.

Aviones, helicópteros y barcos, privados y gubernamentales, e incluso cruceros, convergían en las terriblemente maltratadas islas Ábaco para ayudar con las evacuaciones, tanto hacia la capital bahameña de Nassau como a Estados Unidos.

En las Bahamas, residentes describieron las condiciones brutales que enfrentan los que aún están en las islas, donde el olor de los cuerpos aún por recuperar, junto con los montones de basura que se acumulaban rápidamente, era opresivo y antihigiénico.

LEA: "Fernand" provoca daños por 383 millones de dólares en noroeste de México

CP Bahamas 080919 (6)(800x600)
La destrucción por el paso del huracán ha dejado abiertas muchas heridas en el corazón de los afectados.

En el pequeño aeropuerto de Marsh Harbour, destruido en parte por Dorian, pero con la pista aún transitable, cientos de personas aguardaban ayer para volar a Nassau.

“Ha pasado casi una semana, la gente no tiene comida ni agua. Los cuerpos siguen tirados, no es saludable quedarse aquí”, dijo Chamika Durosier, quien salió a respirar aire fuera del aeropuerto para escapar del mal olor de los inodoros, que no pueden descargar por falta de agua.

“Algunos duermen aquí tres o cuatro días ya que la cantidad de lugar en los aviones es limitada”, prosiguió, aún conmocionada por el impacto del huracán que derrumbó el techo de su casa sobre ella y su hija. En Freeport, miles de personas hacían fila en el puerto con la esperanza de abordar un barco de la línea de cruceros Paradise que ofrecía pasajes gratuitos a Florida.

El primer ministro Hubert Minnis confirmó la cifra de 43 fallecidos, precisando que 35 murieron en las islas Ábaco y otros ocho en Gran Bahama.

Con muchos desaparecidos, “se espera que este número aumente de manera significativa”, advirtió su portavoz Erica Wells Cox.

El ministro de Salud, Duane Sands, había dicho que la eventual cifra final de muertos será “impactante”. “Cientos y hasta miles de personas, literalmente, están desaparecidas aún”, dijo Joy Jibrilu, director general del Ministerio para el Turismo y la Aviación de Bahamas.

Miles de personas quedaron sin hogar en Gran Bahama y Ábaco, y muchos expresaban su frustración por la lentitud de la ayuda.

Sigue peligroso.

Dorian tocó tierra anoche al sur de Halifax, en la provincia canadiense de Nueva Escocia, acompañado de lluvias torrenciales y de olas de veinte metros.

Dorian entró con menos fuerza, reducido a “ciclón postropical muy intenso” por el centro canadiense de huracanes, que considera que la tormenta sigue siendo peligrosa a causa de la fuerza de sus vientos.