Más noticias

Redadas en Estados Unidos: Prevén prisión para empleadores de indocumentados

Se tiene una causa probable de que las empresas donde se llevaron a cabo redadas masivas, violaron a propósito las leyes de inmigración.

Las plantas de alimentos en Mississippi son objeto de revisión.
Las plantas de alimentos en Mississippi son objeto de revisión. /

Texas, Estados Estados Unidos.

Funcionarios federales de Estados Unidos (EEUU) afirmaron que tienen una causa probable de que las cinco empresas que operan plantas de alimentos en Mississippi, donde se llevaron a cabo redadas masivas, violaron a propósito las leyes de inmigración, según informes citados por el diario The Washington Post.

De acuerdo con declaraciones juradas de órdenes de registro que citan testimonios de gerentes a los gerentes de las firmas, los equipos de investigación aseguraron que los trabajadores indocumentados presentaron documentos fraudulentos para obtener una "ventaja comercial o ganancia financiera privada".

Lea más: Inmigrantes arrestados en EEUU: "Nunca imaginamos que ese día nos iba tocar"

El diario señala que algunos de los trabajadores llevaban monitores de tobillo colocados mientras esperaban audiencias para su trámite de deportación, otros empleados dieron números de seguridad social asociados a personas fallecidas o simplemente cambiaban de nombre para firmar contratos.

El agente de Investigaciones de Seguridad Nacional, Anthony Todd Williams, puntualizó que las personas o empresas que demuestren tener un "conocimiento real" de violar la ley de empleo, lo que significa que contrataron a sabiendas a al menos 10 personas no autorizados para trabajar un periodo de un año, pueden ser multados hasta con 3 mil dólares por cada empleado indocumentado y encarcelados hasta por seis meses.

Citando declaraciones juradas de la orden de registro retomadas por el Post, después de las redadas del 7 de agosto en 7 plantas operadas por Koch Foods, Peco Foods, PH Food, A&B y Pearl River Foods, se reveló que las firmas han empleado durante años a migrantes guatemaltecos y mexicanos que no están autorizados para trabajar en el país.

Los agentes de migración arrestaron a 680 migrantes, entre ellos 108 mexicanos, el pasado 7 de agosto, de los cuales la mitad fueron liberados para esperar nuevas audiencias.