Más noticias

La OEA y ONU dicen que la corrupción en Honduras tiene impacto negativo en DDHH

Los grupos vulnerables corren riesgo de sufris las consecuencias negativas de la corrupción, opina representante de la Oacnudh.

La Maccih inauguró el foro “Patrones Estructurales de las Redes de Corrupción y las Violaciones Generalizadas de Derechos Humanos” junto a la Oacnudh.
La Maccih inauguró el foro “Patrones Estructurales de las Redes de Corrupción y las Violaciones Generalizadas de Derechos Humanos” junto a la Oacnudh.

Tegucigalpa.

La corrupción en Honduras tiene un impacto negativo sobre los derechos humanos, advirtieron este martes la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos (Oacnudh) y la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih) en un foro en Tegucigalpa.

"La lucha contra la corrupción y la garantía de los derechos humanos también son factores clave para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible", dijo la representante de la Oacnudh, María Soledad Pazo, según un comunicado conjunto de la ONU y la Maccih.

Agregó que los grupos vulnerables "corren un riesgo particular de sufrir las consecuencias negativas de la corrupción en el disfrute de los derechos humanos" y ese impacto puede "dar lugar a discriminación" por las corruptelas.



Pazo participó este martes en la inauguración del Foro "Patrones estructurales de las redes de corrupción y las violaciones generalizadas de derechos humanos", sin acceso a la prensa, auspiciado por la Oacnudh y la Maccih, que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La coordinadora de la Maccih, Ana María Calderón, dijo que la corrupción tiene diferentes actores y deja "múltiples consecuencias" para la ciudadanía.

Entre esas consecuencias, Calderón destacó "la afectación a los derechos humanos, al derecho al desarrollo de los pueblos y especialmente a la institucionalidad y al Estado constitucional democrático".



En el foro participaron operadores de justicia y representantes de la sociedad civil, quienes dialogaron sobre la corrupción, un flagelo de vieja data, y su relación con las violaciones generalizadas de derechos humanos y analizaron recomendaciones para mejorar la investigación.

Además, sobre formas para identificar elementos comunes del funcionamiento de las redes criminales en el marco de la corrupción sistemática y violaciones generalizadas de derechos humanos, y la respuesta de la justicia en la investigación y sanción de este tipo de casos.

"La existencia de redes criminales en la corrupción y violaciones de derechos humanos hacen inferir que estos fenómenos no son aislados e inconexos, y, por consiguiente, en esta interrelación se hace esencial combatir la corrupción para asegurar el efectivo goce de derechos humanos", señalaron la Oacnudh y la Maccih.

Destacaron, además, que la lucha contra la corrupción esta "inextricablemente vinculada al ejercicio y disfrute de derechos humanos".

Entre los expertos internacionales que participaron en el encuentro figuran Juan Francisco Soto, del Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos de Guatemala, Eduardo Salcedo Albarán, director de la Fundación Vortex-Colombia, Katya Salazar, directora ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso, quienes disertaron sobre "el funcionamiento y estructuras básicas de redes criminales en casos de corrupción y violaciones de derechos humanos".

También participaron especialistas como Marco Villeda, coordinador de División de Prevención y combate a la corrupción de la Maccih, Luis Javier Santos, jefe de la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción de Honduras, y Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad de Guatemala.