Más noticias

Guatemala inicia conteo de votos para saber quién es el futuro presidente

La participación en la segunda vuelta no fue lo que se esperaba.

Miembros del Tribunal Supremo Electoral de Guatemala comenzó el conteo.
Miembros del Tribunal Supremo Electoral de Guatemala comenzó el conteo.

Guatemala, Guatemala.

Con el cierre de los colegios electorales arrancó la cuenta atrás para averiguar quién será el próximo presidente de Guatemala, el que dirigirá el devenir del país durante los próximos cuatro años con la migración, la pobreza y la violencia como principales retos.

La jornada electoral de este domingo, que empezó a las 07.00 hora local (13.00 GMT) y finalizó a las 18.00 hora local (00.00 GMT) del lunes, transcurrió sin incidentes graves, a diferencia de la primera vuelta, aunque la participación se prevé escasa.

A falta de datos oficiales, las mismas autoridades del Tribunal Supremo Electoral reconocieron que, tal y como es habitual en una segunda vuelta presidencial en el país centroamericano, la participación es baja y por eso hicieron múltiples llamadas durante toda la jornada a acudir a las 21.099 mesas de votación.

Más de ocho millones de guatemaltecos, incluidos algunos de los migrantes radicados en Estados Unidos, estaban convocados a elegir a la exprimera dama Sandra Torres, de la socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) o al exdirector del Sistema Penitenciario Alejandro Giammattei, del centroderechista Vamos, como su futuro presidente.

Además de las elecciones presidenciales, este domingo se repitieron los comicios municipales en los municipios en los que se registraron disturbio el pasado 16 de junio, en las elecciones general.

Estos fueron Itzapa, del sureño departamento de Escuintla; Tajumulco y Esquipulas Palo Gordo, del occidental San Marcos; San Antonio Ilotenango, en el noroccidental Quiché; y en San Jorge, del oriental Zacapa.

En estos lugares, pese a que no fueron contabilizados los votos de la jornada del 16 de junio, el 11 de agosto solo contaron con la papeleta presidencial de los dos candidatos que optan a la primera magistratura del país y que, según dieron a conocer este domingo, se ven ganadores.

Casi doce horas en las que todo transcurrió con normalidad y sin mayores incidentes, según confirmó el jefe de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Guillermo Solís, quien adelantó que los altercados registrados se resolvieron sin mayor complicación.

Por su parte, la Procuraduría de los Derechos Humanos, que también desplegó personal por centros de votación en todo el país, indicó en un informe preliminar que habían recibido denuncias de transporte de personas a cambio de votos en San Jorge (Zacapa), amenazas en Colomba (Quetzaltenango), boletas con problemas de impresión o cierre de centros de votación.

En total, la institución del magistrado de conciencia, que desplegó 458 personas por todo el territorio nacional y tuvo presencia en 252 municipios para supervisar 719 centros de votación, recibió 18 incidentes en este seguimiento preliminar, en el que también destacó las condiciones de los policías, que no tenían alimentos ni donde dormir.

Giammattei, que parte favorito según las últimas encuestas, dijo que de ganar se centrará en combatir la corrupción, la violencia y el desempleo, mientras que Torres, que aseguró que se convertirá en la primera mujer presidenta del país, prometió restaurar los programas social y cambiar el futuro de Guatemala.

Aunque los dos se ven como triunfadores de este jornada electoral solo uno quedará como presidente del Gobierno, sustituyendo a Jimmy Morales el próximo 14 de enero de 2010. Y sus principales prioridades, tal y como reconoció tras su votación el actual mandatario, deberían girar en torno a la migración, la desnutrición o la educación, los pilares que centraron su gestión.

Guatemala, que forma parte del Triángulo Norte de Centroamérica junto a El Salvador y Honduras -una de la zonas más violentas del mundo por la presencia de las pandillas y de los grupos del crimen organizado-, es el país de América Latina con más desnutrición crónica: 1 de cada 2 niños menores de 5 años la padecen.

Esto, aunado a la desigualdad, la falta de oportunidades, la migración irregular a Estados Unidos y la pobreza, condición en la que vive más del 70 por ciento de la población, son algunos de los principales problemas que el electorado espera que solucione el futuro mandatario.