Más noticias

"Entre tres me patearon y agarraron del cuello": camarógrafo hondureño agredido por policías   

El Colegio de Periodistas de Honduras condenó la acción de las fuerzas policiales.

San Pedro Sula, Honduras.

El camarógrafo Juan Carlos Castillo solamente realizaba su trabajo al lado de su compañera periodista de canal 11, la noche del martes 6 de agosto cuando fue agredido por elementos de la Policía Nacional y Militar.

En una jornada intensa de manifestaciones y protestas, cubrir la marcha pacífica de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs) era la siguiente tarea en la jornada nocturna que le correspondía turnar.

"A nosotros nos mandan a hacer nuestro trabajo y el conflicto entre estudiantes y policías era lo más importante en ese momento", comenzó a relatar Castillo, a los medios que lo entrevistaron.

Con una venda en su cabeza, debido a la herida que le costó cinco puntadas en la parte superior de su ceja izquierda, logró relatar cómo los policías sin mediar palabra le atacaron.

JCCastillo(800x600)
El jovén camarógrafo no sufrió mayores consecuencias del ataque.

"Yo estaba desde lejos, por el bulevar Micheletti haciendo tomas de video porque miramos que había piedras y bombas lacrimógenas de por medio. En lo que estábamos grabando vimos a un oficial persiguiendo un estudiante que parecía de Medicina y cuando llegó cerca de donde yo estaba empezó a gritarme que dejara de grabar".

Justo en ese primer cruce de palabras entre el camarógrafo y los elementos de la policía comenzó la agresión.

"No podía dejar de grabar porque era mi trabajo. Se me acercaron tres de ellos y me querían quitar la cámara; entre tres me patearon y agarraron del cuello. Luego uno de ellos con un metal de una bomba me golpeó la cara y fue donde empecé a sangrar", detalló Castillo.

En decenas de videos que circulan en las redes sociales se logra apreciar lo que describe el comunicador pero aún hubo un detalle que no quedó registrado.

Instantes después, los policías también gasearon el vehículo donde iba la periodista que lo acompañaba y su motorista, incluso la amenazaron con "llevarla presa" pero la astucia del conductor impidió que fuera detenida.