Más noticias

Ajuste de cuentas, principal hipótesis de masacre en entierro de hijo del Gato Negro

La Dirección Policial de Investigación (DPI) ya inició los trabajos para dar con los autores del hecho.

VER MÁS FOTOS
Según testigos, sujetos vestidos como policías atacaron a las personas que estaban en el sepelio.

San Pedro Sula, Honduras.

Primero, Marlon David Amador Portillo (27) fue asesinado el pasado sábado 3 de agosto en la avenida junior de San Pedro Sula a manos de sicarios vestidos de policía que lo hirieron con arma blanca y luego lo acribillaron.

Este martes 6 de agosto, justo en el entierro de Amador Portillo, otras cuatro personas fueron acribilladas por desconocidos.

Las víctimas fueron identificadas por las autoridades como Daniel Osorto, Eduard Alejandro Portillo, Oneyda y Génesis Portillo.

Todos, uno identificado como hijo (Marlon David), y los otros cuatro por sus apellidos, son relacionados como familiares de Héctor A. Portillo Osorto, alias Gato Negro, un temible delincuente que se convirtió en uno de los más buscados en Honduras y asesinado el pasado 20 de abril del 2010.

La ola de sangre que acabó con la vida de estas cinco personas se desató en menos de 48 horas.

Agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI) que trabajaban en el caso de Amador Portillo, manejan con mayor certeza, tras la masacre, que todo se trata de un ajuste de cuentas relacionado con el Gato Negro.

"Probablemente los delicuentes andaban en busca de los sobrevivientes del atentado del sábado anterior", fue una de las primeras pesquizas policiales.

Sin embargo, la DPI no descarta que los sicarios aprovecharon la reunión familiar a causa del sepelio para atacar a parientes del Gato Negro.

Marlon Miranda, vocero de la Policía, informó que ya las autoridades comenzaron a realizar las investigaciones pertinentes para tratar de dar con el paradero de los hechores. “Esperamos que en los próximos días tengamos resultados positivos”, dijo.