Más noticias

Más de 19,000 sampedranos deportaron en cuatro años

La CASM junto con otras organizaciones brindan oportunidades de emprendimiento y programas de apoyo a los repatriados con el fin de evitar la migración irregular

Representan el 41.11% de los hondureños retornados a nivel nacional
Representan el 41.11% de los hondureños retornados a nivel nacional

San Pedro Sula, Honduras.

Un total de 19,305 sampedranos han regresado al país de Estados Unidos y México entre 2016 y 2019, según datos del Centro Nacional de Información del Sector Social (Ceniss).

Este número representa el 41.11% de los hondureños retornados a nivel nacional, lo que la convierte en la segunda ciudad con mayor número de desplazamientos del territorio, solo superada por el Distrito Central, que tiene un 62.46% en las estadísticas.

Del total de sampedranos retornados, 14,762 son adultos y 4,543 niños, siendo, para este año, junio el mes que mayor cantidad de compatriotas repatriados ha registrado la ciudad, con 1,114 migrantes.

San Pedro Sula cuenta con el Centro de Atención para la Niñez y Familia Migrantes Belén, ubicado en el barrio Medina, el cual ha ayudado a cientos de familias y menores que salen del país a conquistar el sueño americano.

Desde que llegan al país, sea por vía aérea o terrestre, los menores retornados son atendidos por el personal de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), estos les brindan alimento, luego son trasladados a Belén.

LEA: ¿Qué deben hacer los inmigrantes si tocan a su puerta?

En el centro, los menores pueden estar 72 horas, sin embargo, si se da un caso donde el menor está en una situación de vulneración de sus derechos en el hogar, puede permanecer por más tiempo.

“Es un centro de paso, pero si ese niño no puede estar con su familia se retiene y buscamos un mecanismo de protección para ofrecerle la medida especializada de acuerdo a su edad”, detalló Lolis Salas, titular de la Dinaf.

El sitio tiene una capacidad para 45 personas, cuenta con los estándares basados en el enfoque de derechos humanos; además hay espacios para que los menores y el núcleo familiar duerma, una sala de recreación, lugar para comer, además hay oficinas donde se brinda atención médica y psicológica.

A través del apoyo de diferentes organizaciones, el centro Belén fue remodelado en 2016 con una inversión de más de un millón de dólares.

Oportunidad.

La Comisión de Acción Social Menonita (CASM), junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ejecutan diferentes programas en apoyo a los compatriotas repatriados que han salido del territorio hondureño por falta de oportunidades.

Nelson García Lobo, director de CASM, refirió que desde el 2014 que crearon cuenta con una iniciativa enfocada en este sector de la sociedad. A la fecha han beneficiado a más de 20,000 jóvenes procedentes de diferentes municipios del valle de Sula y lugares aledaños.

Explicó que trabajan con una población clave de entre 12 y 30 años, sin dejar de lado a niños y personas mayores que lo necesiten.

Ellos reciben una beca gratuita para que estudien un oficio o taller técnico y así ampliar sus posibilidades de salir adelante. Son formados en reparación de celulares, asistencia de cocina, refrigeración, panadería, belleza y barbería, esto gracias a la alianza público-privada que la CASM ha conseguido.

Jorge Peraza, jefe de misión de la OIM, señaló que están centrados en fortalecer las capacidades de las personas a las que ayudan para que logren generar ingresos, ya sea con algún emprendimiento o dentro de una empresa.

“Vemos con preocupación que la migración ha aumentado de forma alarmante en el Triángulo Norte este 2019. Este es un tema complejo en el que hay que entender que intervienen muchos factores, no solo económicos, sino también de seguridad y a veces hasta por razones políticas”, manifestó Peraza.

LEA: Piden unir fuerzas para destruir la plaga de zancudos en el valle de Sula