Más noticias

Honduras no acepta subir el octanaje de gasolina regular

La medida, que ya se aplica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Panamá, favorecerá a los consumidores y reducirá el consumo de superior y la fuga de divisas por su importación.

La gasolina regular que se consume actualmente en el país es de menor octanaje y no es compatible con la mayoría del parque vehicular.
La gasolina regular que se consume actualmente en el país es de menor octanaje y no es compatible con la mayoría del parque vehicular.

TEGUCIGALPA.

El Consejo de Ministros de Integración Económica (Comieco) resolvió aplicar modificaciones a los reglamentos técnicos de los combustibles en el istmo a fin de mejorar el octanaje de la gasolina regular y favorecer a los consumidores centroamericanos, pero Honduras y Nicaragua se niegan a implementar las medidas aduciendo una merma en sus ingresos tributarios.

Esta instancia del sistema de integración económico centroamericano está compuesto por los representantes de los Gobiernos de Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

Uno de los cambios más significativos aprobados por Comieco en su última reunión fue justamente el incremento del octanaje a la gasolina regular, la cual pasaría de 88 a 91 RON mínimo, con lo cual se modificó el índice de octano de 83 a 85 mínimo.La gasolina 91 RON cuenta con mayor octanaje y calidad que la actual gasolina especial o regular de 85 octanos.

1,507
millones de dólares cifra a la cual ascendió al cierre de 2018 la importación de combustibles al país. En contraste, el Gobierno recibió unos L13,000 millones por impuestos a los carburantes.

El octanaje o número de octano es una medida de la calidad y capacidad antidetonante de las gasolinas para evitar las explosiones en motores de combustión interna, de tal manera que se libere o se produzca la máxima cantidad de energía útil.

El RON 91 cuenta con un mayor rendimiento en comparación de la gasolina regular, ya que el vehículo puede realizar un mayor recorrido quemando menos combustible, lo que se traduce en un mayor ahorro para los consumidores.

Sector apoya medida. El sector gasolinero aglutinado en la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe) y la Asociación Hondureña de Distribuidores de Vehículos Automotores y Afines (Ahdiva) apoya la disposición de Comieco, ya que con ello se reduciría el alto consumo de gasolina superior y la fuga de divisas por la importación de ese carburante.

Ambas asociaciones consideran que la gasolina regular RON 91 cumple con las disposiciones de muchos vehículos, que deben consumir gasolina superior para evitar daños en sus motores, puesto que la gasolina regular que se consume actualmente en Honduras no cumple con las especificaciones mínimas.

Sin embargo, la Secretaría de Energía de Honduras aduce que la implementación de esa disposición tendría repercusiones en los ingresos fiscales.

A juicio de Lilian Morazán y César Vigil, sus representantes ante Comieco, el cambio de octanaje supondría un incremento en el precio del combustible, castigando a los consumidores, cuyos vehículos usan la actual gasolina regular de 85 octanos, sin importar el efecto en los motores.

Pero fundamentalmente implicaría una menor recaudación tributaria al haber un cambio en el consumo al dejar de consumir la gasolina superior, que tiene un mayor impuesto a favor de la gasolina RON 91, cuyo impuesto es menor en aproximadamente 0.16 centavos de dólar por galón.

Según la industria del petróleo hondureña, el Gobierno se lleva la mayor tajada al quedarse en concepto de impuestos con al menos 33 lempiras por cada galón de combustible que adquiere un consumidor.

3 claves de la iniciativa:

1

Modificación

A propuesta de Costa Rica, el Consejo de Ministros de Integración Económica resolvió recientemente aumentar en todos los países miembros el octanaje de la gasolina regular de 88 a 91 RON.

2

industria petrolera

El sector gasolinero, los importadores de vehículos y la industria del petróleo hondureña ven con buenos ojos la medida porque permitirá reducir el alto consumo de superior y evitar gasto de divisas.

3

Argumentos del gobierno

El Gobierno hondureño argumenta que la aplicación de la medida reduciría el consumo de superior, en detrimento de sus ingresos fiscales, y supondría un incremento de la gasolina regular.

Es una opción que beneficiará a todos los usuarios: Ahdippe

TEGUCIGALPA. Saraí Silva, directora ejecutiva de la Ahdippe, explicó que el aumento del octanaje a la gasolina regular beneficiará a los consumidores, traerá mayores beneficios al ambiente y no tendrá un mayor impacto en los ingresos fiscales.

Detalló que actualmente la diferencia entre la gasolina superior y regular es de 7 y 8 lempiras aproximadamente, y pasarla de 85 a 91 octanos solo significaría un coste mayor de un lempira; es decir, que quedaría un remanente de cinco a seis lempiras o entre la superior y regular.

Dijo que la Ahdippe en este momento no puede recomendar el uso de gasolina regular de 85 y 88 octanos porque, no es que no sea de buena calidad, sino que ya no llena los requerimientos tecnológicos del nuevo parque vehicular del país.

Enfatizó en que el cambio del octanaje es un asunto de interés general y tiene que ver con temas de calidad, precios y de ofrecer mejores opciones al consumidor final. En ese sentido, la ejecutiva indicó que el impacto fiscal no es tan alto y el Gobierno podría recompensar la merma de tributos poniendo en vigencia la Ley de Comercialización, que está pendiente en el Legislativo, al captar un 15% más de impuestos.