Más noticias

Una investigación a fondo del naufragio promete el Gobierno

Expertos en el tema opinan que llegó la hora de revisar de nuevo la Ley de Pesca.

VER MÁS FOTOS
Los sobrevivientes del naufragio cuentan que todos dormían cuando comenzó a hundirse el barco. Los que estaban adentro no se salvaron.
Los sobrevivientes del naufragio cuentan que todos dormían cuando comenzó a hundirse el barco. Los que estaban adentro no se salvaron.

TEGUCIGALPA.

La muerte de 27 pescadores y la desaparición de otros seis que iban a bordo del barco Capitán Waly, que naufragó el miércoles anterior frente a las costas de la Mosquitia, generó diferentes críticas, entre ellas la falta de protocolos y medidas de seguridad con la que operan estas embarcaciones dedicadas a la captura de langostas y otras criaturas marinas.

El impacto de la tragedia motivó a que todas las dependencias de Estado vinculadas a esta unidad prometieran una investigación exhaustiva de los hechos y escuchar opiniones calificadas sobre la temática.

La Dirección General de Pesca (Digepesca), a través de varios de sus funcionarios, aseguraron que hay reglas claras en todo lo relacionado con la explotación de los recursos marinos, pero a veces estas se ignoran y provocan tragedias, tras aclarar que las causas de este hecho se conocerán hasta que termine la investigación.

PESCA33(800x600)

El director de Marina Mercante, Juan Carlos Rivera, prometió que desde esa institución se retomará el ordenamiento del tráfico marítimo.

Es necesario que reforcemos los elementos de seguridad marítima y que apliquemos en debida forma la normativa internacional, subrayó el funcionario en una rueda de prensa junto con autoridades de las Fuerzas Armadas (FF AA).

La tragedia también sirvió para que los pescadores recordaran las condiciones inhumanas en las que trabajan y que en muchos casos terminan con graves daños a la salud que los dejan, incluso, hasta discapacitados de por vida.

La encargada de negocios de Estados Unidos, en Honduras, Heide Fulton, escribió en su cuenta de Twitter: “Mi más sentido pésame en este momento triste para los familiares de las víctimas de los náufragos”.

Reacciones:

1

Juan O. Hernández: “Lamentamos esta tragedia”

El presidente Juan Orlando Hernández instruyó a sus subalternos que trabajan en instituciones relacionadas con la actividad de la pesca y afines, a ejecutar una investigación que precise las causas del naufragio que terminó con la vida de 27 pescadores y sugerir las recomendaciones pertinentes que ayuden a reducir las posibilidades de futuras tragedias. “Lamentamos profundamente el naufragio de nuestros compatriotas en Gracias a Dios, toda nuestra solidaridad con sus familias. Nuestras instituciones han coordinado acciones de rescate, atención a víctimas y familiares”, dijo el mandatario.

2

Lisandro rosales: “El país entero está de luto”

“Nos sentimos muy apesarados por la muerte de estos 27 valiosos hondureños, el país está de luto y en respuesta a esa solidaridad que debemos tener en estos momentos hemos venido a hacer entrega de la ayuda encomendada por el presidente Juan Orlando Hernández”, expresó el ministro comisionado de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales. “Lastimosamente se perdió la vida de estos 27 hondureños, pero debemos destacar que gracias a esa respuesta inmediata se logró el rescate con vida de 104 personas de las 140 que se trasladaban en ambas embarcaciones”, señaló.

3

jorge varel: “Debe revisarse Ley de Pesca”

El biólogo y defensor de los recursos marinos, Jorge Varela Márquez, dijo que la tragedia de La Mosquitia obliga al Gobierno a ordenar una revisión inmediata de la vieja Ley de Pesca.
Según el ganador de varios premios internacionales por su defensa al mar, en el país hay más de cinco mil buzos que están lisiados o incapacitados y a pesar que la ley les garantiza asistencia médica, esta no se cumple.Al referirse a los tiempos de explotación de la langosta, expresó que era deber de la autoridad revisar todas las embarcaciones que comenzarían a faenar, para garantizar seguridad.