Más noticias

Caen migrantes hondureños en redada en Texas

ICE realizó un operativo silencioso en el sur de Texas en el que detuvo a 52 indocumentados.

Las autoridades migratorias amenazan con deportar a miles de indocumentados en las próximas semanas./Twitter.
Las autoridades migratorias amenazan con deportar a miles de indocumentados en las próximas semanas./Twitter.

Texas, Estados Unidos.

Al menos 52 inmigrantes indocumentados fueron detenidos en un operativo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el sur de Texas, informó la agencia en un comunicado.

La redada se llevó a cabo durante el fin de semana en las ciudades de San Antonio, Laredo, Austin y la región del Río Grande Valley.



De los extranjeros capturados, 46 son hombres y seis mujeres. En el grupo se cuentan 47 mexicanos y cuatro hondureños.

La agencia indicó que al menos 35 de los detenidos cuentan con antecedentes penales por delitos de violencia doméstica, infracciones de tránsito, conducir bajo la influencia del alcohol, posesión de drogas, tráfico de drogas, robo, reingreso ilegal después de la deportación, y asalto agravado con un arma mortal.

Dieciocho de los arrestados eran fugitivos de inmigración con una orden final de expulsión, afirmó la autoridad, mientras que otros 21 volvieron a ingresar como indocumentados al país, después de haber sido deportados anteriormente, delito grave que se castiga hasta con 20 años de prisión.

“El principal esfuerzo de aplicación de la ley de inmigración de ICE es atacar a los extranjeros criminales, las amenazas a la seguridad pública y las personas que han violado las leyes de inmigración de nuestro país”, dijo Daniel Bible, director de la oficina de campo para ERO en San Antonio.

Vea: Militares mexicanos separan a familias migrantes en frontera de EEUU

La agencia federal hizo públicos estos datos días después de que el diario The Washington Post adelantase que el ICE estaba preparando un operativo que podría afectar a hasta 2,000 familias de indocumentados en las ciudades de Nueva York, Miami (Florida), Houston (Texas) y Los Ángeles y San Francisco (California), entre otros.

Sin embargo, el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió este sábado dar un compás de espera a las deportaciones, cuyo anuncio puso en alerta a dirigentes y organizaciones mientras los inmigrantes preparan planes para encarar esa amenaza.

Trump optó por esperar "dos semanas" para que demócratas y republicanos planteen soluciones a la situación en la frontera con México, según dijo.

"A solicitud de los demócratas, he retrasado el Proceso de Remoción de Inmigración Ilegal (Deportación) por dos semanas para ver si demócratas y republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de asilo y los vacíos legales en la frontera sur", escribió Trump en Twitter.