Más noticias

Guardia Nacional de México comienza a blindar su frontera sur

El despliegue de unos 6,000 efectivos se completará para el martes 18 de junio

Los elementos de la Guardia Nacional comienzas sus funciones en la frontera casi dos semanas antes de que lo hagan en el resto del país.
Los elementos de la Guardia Nacional comienzas sus funciones en la frontera casi dos semanas antes de que lo hagan en el resto del país. / Foto: Twitter

Ciudad México

Tras días de incertidumbre, el Gobierno de México concretó este viernes sus acciones para frenar el flujo migratorio y contentar a EE.UU. confirmando el despliegue de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur para el 18 de junio y la contratación de 825 nuevos agentes migratorios.

De este modo se busca avanzar con un plan migratorio que este mismo viernes recibió el respaldo de los gobiernos estatales del sur del país.

Para oficializar su apoyo, los gobernadores de Campeche, Chiapas, Tabasco, Oaxaca y Veracruz estuvieron presentes este viernes en Palacio Nacional escoltando al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y al canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Ante la amenaza arancelaria de Estados Unidos -detenida tras alcanzar un acuerdo la semana pasada en Washington- el Gobierno cuenta con 45 días para frenar el flujo migratorio y disipar las sombras de una posible guerra comercial.

En la frontera sur, la Guardia Nacional adelantará el arranque de sus funciones doce días antes del 30 de junio, cuando está previsto el inicio oficial de operaciones en todo el país.

Así, será el 18 de junio cuando empiece a patrullar la frontera sur, anunció Ebrard.

Se desplegarán 6.000 efectivos de este nuevo cuerpo de seguridad impulsado por el presidente López Obrador y conformado por policías federales, militares y marinos.

Y lo harán en 13 puntos específicos ubicados en la frontera sur.

La medida suscita críticas entre algunas voces que interpretan el despliegue de la Guardia como innecesario al tiempo que recordaron lo peligros de la militarización en un país como México, con antecedentes en violaciones de derechos humanos perpetradas por elementos castrenses.

Antes del arribo de este nuevo cuerpo, esta semana ya se intensificaron los refuerzos, con más retenes migratorios y controles en las carreteras.

El jueves, la organización Human Rights Watch (HRW) calificó de "locura" la decisión del Gobierno de reforzar la seguridad en la frontera.

Conferencia Amlo(800x600)
El presidente López Obrador explicó en conferencia de prensa las acciones que se llevan a cabo en su frontera con Guatemala. AFP


Pero para el Gobierno, el tráfico ilegal de migrantes de México a Estados Unidos es una lacra a exterminar y la excusa que da luz verde al despliegue de la Guardia Nacional en la región.

De acuerdo con datos proporcionados por Ebrard este viernes, esta actividad ilícita deja beneficios de 6.000 millones de dólares anuales en dinero negro.

Al mismo tiempo hace estragos en miles de familias, las cuales se ven forzadas a pagar entre 3.500 y 7.000 dólares por cruzar al país vecino.

Según cifras oficiales, el flujo migratorio de indocumentados a Estados Unidos se incrementó en un 300 %.

En paralelo a la Guardia Nacional, el Instituto Nacional de Migración (Inami) también se verá reforzado con 825 nuevos trabajadores que entrarán ya en funciones este fin de semana.

Se incorporan después del despido de 500 empleados involucrados en casos de corrupción.

El refuerzo del Inami contempla también la instalación de controles fronterizos en 68 puntos que están sin vigilancia y que permiten cruzar libremente desde Guatemala, según reconoció el presidente.

Además, se han destinado unos 200 trabajadores de la Secretaría de Bienestar a atender el fenómeno en Chiapas.

Y es que, según el propio presidente, el humanismo ante los necesitados sigue siendo prioridad para el Gobierno en esta gran crisis migratoria.

López Obrador indicó este viernes que se dará todo el apoyo a los niños migrantes desde el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

"Esta es la indicación que han recibido tanto en la frontera norte como en la frontera sur. Y si es necesario, los abrazamos, los protegemos y los hacemos mexicanos. Si se necesita, es la fraternidad universal", agregó.

También los gobernadores de los sureños estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Campeche y Tabasco, respaldaron al presidente en este sentido. Todos calificaron el plan migratorio como innovador.



El gobernador del estado de Veracruz, Cuitláhuac García, aseguró que colaborarán "en esta estrategia innovadora de permitir que exista también un desarrollo económico alrededor de la migración".

Este martes, el Ejecutivo se reunirá con organismos de la ONU como Acnur y Unicef, y también con Guatemala, Honduras y El Salvador, a fin de implementar el Plan de Desarrollo para Centroamérica.

Convencido todavía, y pese a estas nuevas medidas en seguridad en la frontera, que atender las causas del fenómeno es la única solución a corto y largo plazo.

Ampliando su mirada hacia el resto del mundo, Ebrard denunció este viernes que México no merece estar solo ante el problema migratorio.

"Pedimos que participen las Naciones Unidas. No es un tema de México, ni del Salvador, Guatemala u Honduras. Es uno de los flujos migratorios más grandes del mundo", remarcó el canciller.

Además, dijo que "extrañó muchas voces" -en el plano internacional- cuando hubo "las presiones más álgidas por las tarifas" por parte de Estados Unidos a inicios de junio.