Más noticias

Estudiante de Medicina fue secuestrado hace cinco años; sus padres siguen buscándolo

Víctor Hugo Romero Espinoza fue privado de su libertad el 17 de mayo del 2014 en San Pedro, Copán.

Fotografía de Víctor Hugo Romero Espinoza, hijo de una vicealcaldesa en Copán.
Fotografía de Víctor Hugo Romero Espinoza, hijo de una vicealcaldesa en Copán.

San Pedro Sula, Cortés.

Han pasado ya cinco años desde que Víctor Hugo Romero Espinoza, un estudiante de Medicina, fue secuestrado en una hacienda ubicada en el municipio de San Pedro, departamento de Copán.

A la fecha, sus padres, dos ganaderos muy conocidos en Cucuyagua, Copán, siguen clamando para poder encontrarlo, ya que desde hace mucho tiempo las autoridades no les han dado indicios de su paradero, tampoco se volvieron a comunicar sus secuestradores, quienes recibieron dos pagos por parte de la familia Romero Espinoza.

Para ayuda
Luz Dariela Espinoza compartió este teléfono por si alguien llega a saber del paradero de Víctor Hugo Romero: 9904-7161

"Pagamos dos rescates y luego perdimos comunicación con los secuestradores, pero mi corazón guarda la esperanza de que esté con vida en algún lugar", dijo este lunes a LA PRENSA, Luz Dariela Espinoza, madre del joven y actual vicealcaldesa de la Municipalidad de Cucuyagua.

-Los hechos-

El joven que cursaba su segundo año de la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), estaba de vacaciones el 13 de mayo del 2014. Ese día aprovechó para ir a una hacienda en San Pedro, Copán, permaneció durante unas horas con dos trabajadores mientras arreglaban un terreno para sembrar maíz.

Antecedente: Viven con angustia y dolor por el secuestro de sus hijos

De pronto, llegaron dos individuos, quienes atacaron a los jornaleros y se llevaron al universitario con rumbo desconocido. Esa misma noche llamaron a los padres del joven para pedirles varios millones de lempiras a cambio de su vida.

romero.131(1024x768)
El mayor sueño de Víctor Hugo siempre fue el de ser médico y servir a los demás.

Se procedió a una primera negociación con ellos, pasaron los días y se entregó el rescate, así como una llamada diciendo que ellos no podían entregar a Víctor Hugo porque necesitaban más dinero.

Transcurrieron los meses y la angustia fue creciendo, incluso les enviaron fotografías y vídeos a su celular, confirmando que estaba con vida.

Cuando ya iban cinco meses desde el secuestro, se negoció un segundo rescate, en el que pedían millones de dólares para dejarlo en libertad. Los padres del joven lograron ejecutar el pago y no volvieron a tener contacto con los desconocidos.

La Unidad Antisecuestros de la Policía trabajó en su búsqueda durante varios meses y lo último que informaron fue que probablemente había sido trasladado a la frontera de Guatemala.

"Así han pasado los años, sigo creyendo y confiando en Dios que él guarda su vida, ya que mientras no sepa lo contrario, mi esperanza sigue en que aún está vivo", agregó Espinoza.

"Nunca hablamos directamente con él, pero en una ocasión me dijeron que le preguntara lo que quería saber para confirmar que estaba con vida y así fue. Ya después no volvimos a saber de Víctor Hugo, pues incluso mi esposo fue en ocasiones a la morgue y nunca se encontró su cuerpo", expresó de forma muy dolida su madre.

Ese año que lo secuestraron estaba por cumplir sus 18 años y justamente hoy celebraría su cumpleaños número 23. En ese entonces estaba muy ansioso por tener su identidad, sacar su licencia de conducir y a esta instancia de la vida ya estaría cerca de graduarse como doctor.