Más noticias

Dos procesos penales frenan la extradición de exalcalde Urbina Soto

El otrora alcalde de Yoro solo podrá ser entregado a las autoridades de Estados Unidos hasta que cumpla sus condenas en Honduras.

Arresto. Arnaldo Urbina está preso desde 2014 cuando fue capturado.
Arresto. Arnaldo Urbina está preso desde 2014 cuando fue capturado.

Tegucigalpa, Honduras.

El exalcalde de Yoro, Arnaldo Urbina Soto, no será extraditado a Estados Unidos de inmediato.

De acuerdo con el Tratado de Extradición vigente entre Honduras y Estados Unidos no podrán ser extraditados los connacionales que tengan procesos judiciales pendientes o hasta que haya cumplido su condena.

Urbina Soto tiene dos procesos penales pendientes en el país.

El primero es una sentencia de culpabilidad por el delito de lavado de activos en perjuicio de la economía del Estado de Honduras.

En este caso, aún se desconoce la condena que le impondrán los jueces debido a que no ha sido resuelto un recurso de amparo interpuesto ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Arnaldo Urbina fue capturado el 27 de julio de 2014, luego de un operativo desarrollado contra él por supuestos vínculos con el narcotráfico. Fue enviado a prisión seis días después y desde entonces ha permanecido recluído.

El exalcalde de Yoro enfrenta una condena de entre 15 a 20 años de prisión por lavado de activos, no obstante, con la puesta en vigencia del nuevo Código Penal, el castigo por este delito se reduce a entre 10 y 13 años de prisión.

Arnaldo Urbina Soto, no pudo justificar la procedencia de 16 millones de lempiras.

La extradición del exfuncionario, además, es frenada por otra acusación por delitos de corrupción, que se encuentra en juicio.

En este proceso, Urbina es señalado de 124 delitos de malversación de caudales públicos y 68 de abuso de autoridad.

La justicia de Estados Unidos también busca extraditar a los hermanos de Arnaldo, Carlos Fernando y Miguel Ángel Urbina, quienes se encuentran prófugos de la justicia. Las autoridades policiales no tienen pistas de la ubicación de estos dos hombres, que son piezas claves en la estructura criminal del clan Urbina Soto. Este es el tercer hondureño que tendrá que cumplir una sentencia en el país previo a ser extraditado.

El primero es Víctor Lorenzo Flores, acusado de asociación ilícita por el delito de conspiración en perjuicio de altos funcionarios del Estado, y el segundo, el empresario José Miguel Chepito Handal, quien enfrenta una condena de 27 años de prisión.

El viernes anterior, un juez determinó conceder la extradición de Urbina Soto a Estados Unidos.