Más noticias

Honduras: Romance por Facebook termina en dantesco crimen

El hecho ocurrió en la aldea Cefalú del municipio de Jutiapa, Atlántida.

Luego de platicar durante por Facebook en repetidas ocasiones intercambiaron números.
Luego de platicar durante por Facebook en repetidas ocasiones intercambiaron números.

La Ceiba, Honduras

El hondureño Oscar Raúl Bonilla Dormes fue sentenciado a 18 años de cárcel por el delito de asesinato en contra de la hondureña Sandra Gricell Cardoza Cardoza a quien conoció a través de redes sociales.

El hecho ocurrió el 14 de marzo del 2018 en la aldea Cefalú, jurisdicción del municipio de Jutiapa, Atlántida.

Según versión de la Dirección Policial de Investigación (DPI) y la Fiscalía de Delitos Contra la Vida (FEDCV), Bonilla le pidió a la joven, quien era madre de familia, su número de teléfono para seguir comunicándose por otras redes sociales.

Sin imaginar las intenciones del hondureño, ella accedió y las conversaciones entre ambos continuaron hasta que llegaron al punto de acordar conocerse personalmente el 14 de marzo del 2018.

Además lea: Asesinan a dos personas en la colonia Hato de Enmedio

Así ocurrió el crimen...

El día en que ocurrió la tragedia la hondureña le hizo una llamada a su asesino para decirle que lo vería hasta el medio día porque en la mañana debía llevar a sus hijos a la escuela.

La hora que pactaron fue a la 1:30 pm y se vieron en un lugar llamado El Copante, en la aldea de Cefalú.

Cuando llegó el esperado y mortal encuentro ambos caminaron por un sendero que se encuentra a la orilla del río en ese lugar.

Después, la pareja se detuvo en un punto y el hondureño colocó una manta en el suelo sobre la que sostuvieron relaciones sexuales.

joven redes sociales2(1024x768)
El hondureño Oscar Raúl Bonilla Dormes fue sentenciado a 18 años de cárcel

Luego del encuentro íntimo, comenzaron los momentos de terror para la joven madre pues Bonilla tomó un lazo e intentó ponérselo en el cuello; sin embargo, ella luchó para evitarlo.

Pero mediante amenazas, Bonilla logró ponerle el lazo en el cuello y la colgó de un árbol hasta que murió.

Para no dejar rastro de lo ocurrido, el agresor colocó combustible en el cuerpo de la mujer y le prendió fuego.

Luego de ello, desmembró a la joven y colocó sus partes en sacos de mezcal para trasladarla hasta un lugar de la propiedad de su papá.

Además lea: ¡Imperdibles! Los 8 videos más impactantes de la jornada en Honduras

En dicho lugar, cavó un hoyo y enterró los restos de la hondureña y después se fue del lugar. Pero a al sentirse presionado por la familia de la víctima, huyó del país con destino a Estados Unidos. Sin embargo, en México decidió presentarse ante las autoridades migratorias para ser deportado.

Al llegar a Honduras, habló con los familiares de lo que ocurrido y se presentó ante las autoridades.